Ir a contenido

Cambio de hábitos

Salud en modo digital

Carmina Crusafon

En verano es momento de revisar avances y cómo podemos sacar el máximo beneficio de aplicaciones y servicios

Durante el periodo estival, el cuidado de nuestra salud toma una perspectiva diferente. Podemos dedicarle un poco más de tiempo y puede ser uno de los objetivos del verano. Así, es momento de revisar cuáles han sido los avances en el ámbito de la salud digital y cómo podemos sacar el máximo beneficio de estas aplicaciones y servicios.

El teléfono móvil ofrece un acceso directo a múltiples aplicaciones y servicios relacionados con la salud. Si revisamos las tiendas de aplicaciones de los principales sistemas operativos, los 'rankings' de las más usadas son las relacionadas con la vida saludable y la forma física. Centenares de opciones, cuyo objetivo es variado: adelgazar, seguimiento del ciclo menstrual, contador de calorías, nutrición; así como las que ayudan a ponerse en forma, correr, caminar, a contar abdominales, etc.

El factor del precio no es relevante, porque tanto en las aplicaciones gratuitas como en las de pago, las temáticas son las mismas y lo que varía es la cantidad de servicios de uso. Incluso algunas de estas aplicaciones de salud vienen incluidas por defecto en el mismo teléfono móvil. No solo te permiten medir los pasos que realizas cada día y saber la distancia recorrida a diario, sino recoger las constantes vitales, las medidas corporales, los registros de salud, los resultados médicos y los detalles sobre la salud reproductiva. Además, han aparecido otros aparatos, como los relojes inteligentes y las pulseras para las actividades físicas, que facilitan que la recogida de datos sea muy fácil. Se está también trabajando en otros dispositivos y sensores, dentro del ámbito del internet de las cosas, que van a permitir ampliar la recogida de datos médicos vinculados a diferentes enfermedades, mejorar la calidad de su tratamiento y obtener resultados más personalizados.  

Gracias al teléfono móvil, las aplicaciones y servicios de salud digital están al alcance de todos

En este amplio catálogo de aplicaciones, las instituciones sanitarias y las mutuas médicas también aparecen como actores importantes. Han hecho una transformación digital de sus servicios y ahora desde el móvil dan la posibilidad de pedir cita, revisar el historial médico o pasar consulta directamente con un médico especialista. Además, elaboran contenidos especializados para mantener informados a sus pacientes y clientes.

El bienestar 

En el ámbito de la salud digital, destaca una moda creciente relacionada con el bienestar. La necesidad de conseguir un equilibrio fuera del quehacer diario, muchas veces frenético y estresante, se ha convertido en objetivo vital para muchos. La oferta de aplicaciones para conseguir dormir bien y obtener momentos de calma y de relax ha crecido de forma muy significativa. Estas aplicaciones se sitúan en los primeros puestos de los catálogos. De hecho, estas serían la versión digital de la tendencia a potenciar el 'mindfulness' y la meditación como herramientas diarias para rebajar el estrés.

Es significativo que las aplicaciones más usadas son las que permiten mejorar el descanso, siguiendo los patrones del sueño y dando recomendaciones para hábitos más saludables y horarios más regulares. En la misma línea, tienen gran éxito aquellas aplicaciones llamadas de atención plena o de meditación que ofrecen momentos de calma y sosiego, con una oferta de músicas diferentes, sonidos variados y con la posibilidad de tutorización con terapeutas o profesores de yoga. Todo ello, con el objetivo de mejorar el estado general de la salud personal. Se ofrecen herramientas fáciles para detener el ritmo diario. Como recomienda una de estas aplicaciones, las claves estarían en vaciar la mente, relajar el cuerpo y vivir el momento.

Ciertas precauciones

Todos deberíamos practicar cierta precaución en este mundo de la salud digital. Los datos médicos requieren de un cuidado y protección especiales. Es material sensible y muy confidencial. Hay que leer bien las condiciones de uso y protección. Para garantizar la precisión de los datos, hay que asegurarse de que estos se han guardado de forma segura y de que conservan toda su integridad. Además, si los cedemos a terceros para poder obtener métricas o resultados personalizados, nos deben garantizar un uso legal y ético de nuestros datos. Los beneficios de la salud digital son muchos y amplios, pero no por su facilidad y rapidez de uso debemos bajar la guardia. Como dice el refrán: mejor curarse en salud. 

0 Comentarios
cargando