Ir a contenido

Pequeño observatorio

Una droga que siempre pide más

Josep Maria Espinàs

Incluso para los delincuentes, debe de ser irritante la situación de privilegio de Urdangarin en prisión

He leído que Urdangarin ha entrado en prisión. Como ocurre con algunas personas, el nombre de pila no es necesario para identificar un personaje notable. Franco era simplemente Franco, Einstein es simplemente Einstein, Napoleón era Napoleón. Evidentemente, Urdangarin no es un personaje universal, pero adquirió una notable presencia pública como familiar de los Reyes, y sus actividades personales debían tener un lógico eco.

La condición de 'cuñadísimo' le podía abrir, sin duda, muchas puertas. Aquellas famosas 'puertas' que se abren en el momento oportuno para las personas que se deciden a traspasarlas.

La memoria -o la historia- nos hace tener presentes los casos de que se han producido de usos y abusos de poder, y es una sospecha muy lógica la que nos lleva a pensar que deben ser bastantes los personajes que se benefician. Es lamentable, y triste al mismo tiempo, tener que aceptar que los privilegios puedan ser patrimonio de algunos avispados mientras que hay miles y miles de ciudadanos que luchan por conseguir un sueldo modesto.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pienso que, para los ciudadanos modestos, y me atrevo a decir también para los ciudadanos delincuentes, debe de ser francamente irritante que Urdangarin se encuentre instalado en una prisión de mujeres y disponga de un pabellón para hombres que ahora está vacío, y dispone de cinco celdas -¿podemos decir cinco apartamentos?-, un patio en exclusiva, un comedor, una sala de visitas...

Al principio del 'Quijote' figura esta frase: "En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme..." Cervantes no era muy rico, si no me equivoco, y la imagen del quijotismo no se puede decir que tenga ninguna relación con la 'urdangarinismo'. He encontrado en una enciclopedia esta frase latina: "El dinero no huele". Depende, pienso. Puestos a citar, tal vez yo preferiría la sentencia de Bacon. "El dinero es un buen servidor, pero un mal amo". No todos los ricos tienen la sabia prudencia de tenerlo a raya. Como todos los placeres, existe el riesgo de que se convierta en una droga.
 

0 Comentarios
cargando