Ir a contenido

Causas pendientes

Presos, exilio y lastre del PP

Sílvia Cóppulo

Que Torra defienda el derecho a la autodeterminación y Sánchez reitere que el referéndum de independencia no cabe en la Constitución forma parte de la estrategia política

Celebro que Pedro Sánchez haya arrancado al juez Pablo Llarena el traslado de los políticos independentistas a cárceles de Catalunya. Clamaba al cielo. Solo respondía a la venganza de "les hemos descabezado" de Soraya Sáenz de Santamaría. No hay razón alguna que justifique que continúen entre rejas. Sánchez calcula. Antes de la libertad, el traslado. El juicio se acerca. Mientrastanto, Llarena intenta colapsar el juzgado alemán con miles de documentos en castellano por miedo a que la decisión de la euroorden contra Carles Puigdemont sea negativa. El tribunal de Schlesvig-Holstein aplaza 'sine die' la decisión de entregar al expresidente catalán y el Estado español evita una nueva humillación. Entonces, Llarena coge aire e impone a los 14 procesados del Govern anterior una fianza de 2,1 millones a pagar en dos días.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No le arriendo las ganancias a Sánchez, que anda visitando mandatarios europeos para rehacer la desprestigiada 'marca española'. La violencia de la policía contra los votantes le persigue. Los errores y chapuzas en la interpretación de las leyes, también. Si era legal presentarse a las elecciones del 21-D, ¿cómo puede ser ahora legal lo contrario? Fue el exministro del PP Rafael Catalá, en un ejercicio de creatividad, quien vislumbró la posibilidad de modificar la mayoría independentista del Parlament inhabilitando a los diputados que están en la cárcel o el extranjero.

Al Gobierno socialista le pesa la estela del Gobierno popular. El festival del embajador español, el exministro Pedro Morenés, en el Smithsonian Folklife de Washingotn, desautorizando a Quim Torra delante de él sobra. Hay una reunión anunciada entre los presidentes Torra y Sánchez. Que el catalán defienda el derecho a la autodeterminación y el español reitere que el referéndum de independencia no cabe en la Constitución forma parte de la estrategia política. En medio, un océano de posibilidades, que solo se podrán explorar si el lastre del Ejecutivo del PP desaparece y se resuelven inhabilitaciones, cárcel y exilio forzoso. 

0 Comentarios
cargando