Ir a contenido

Elecciones federales en el país norteamericano

México, ante la transición

LEONARD BEARD

México, ante la transición

Vicenç Sanclemente

Está por ver si el futuro Gobierno, al que es favorito López Obrador, implantará una visión socialdemócrata o populista

Pocos soñaban que la selección de fútbol de México llegara a octavos de final del Mundial de Rusia. Jugará un día después de la jornada en la que se celebran las elecciones federales. Hay 90 millones de mexicanos inscritos. Se elige al presidente del país y a representantes de 30 de los 32  estados. Entre ellos, la Ciudad de México.

El país es una gran potencia mundial: 127 millones de habitantes y 35 millones de emigrantes de origen mexicano en Estados Unidos. Algunos presumen de tener el producto interior bruto (PIB) número 15 del mundo. Muchos padecen uno de los salarios mínimos más bajos del continente: cuatro euros al día. Un contraste brutal que condiciona las relaciones sociales y la convivencia.

En los últimos años una mayoría ha visto cómo se desvanecía su esperanza de permanecer en la llamada clase media. El precio de la tortilla de maíz se ha doblado en diez años. Mientras la gasolina bajaba en EEUU, subía en México. Un país productor de petróleo, tiene que importar la gasolina que consume.

Narco, corrupción y violencia

El actual presidente, Enrique Peña Nieto, del PRI, tuvo un gran acierto redactando al empezar su mandato el Pacto por México, un  acuerdo parecido a los Pactos de la Moncloa, con los partidos oficialistas a derecha e izquierda. Anunciaron juntos las reformas educativa, financiera y de telecomunicaciones. El izquierdista Morena (Movimiento Regeneración Nacional) lo criticó, abanderando una propuesta antisistema.

Seguramente, el 31 de agosto del 2016, Peña Nieto y el PRI perdieron las elecciones. Invitaran al entonces candidato Donald Trump a visitar la residencia oficial de los Pinos. Su presentación supuso una humillación incompatible con el orgullo mexicano. Trump acabó ese día ofreciendo un mitin en Phoenix donde insistió en la construcción de un muro que pagaran los mexicanos y criticando a los emigrantes.

Más de 130 políticos han sido asesinados en esta campaña. La preeminencia del narco en algunos estados parece inevitable. Urgen avances palpables en la lucha contra la corrupción, en justicia y seguridad para garantizar el estado de derecho y evitar la impunidad. Un caso emblemático es el de Ayotzinapa: 43 estudiantes desaparecidos desde el 26 de septiembre del 2014. Hay una sospecha de que narcos, policías locales y autoridades municipales y del Estado, protegían una ruta de droga entre Iguala y Chicago, y los estudiantes se pusieron de por medio.

La población joven, con 14 millones de votantes más que en los anteriores comicios, tendrá la decisión en sus manos

La cuestión es quién va a recuperar la confianza en las instituciones y si ello pueden encabezarlo los partidos tradicionales o el que se declaró antisistema, abriendo una nueva transición. Los candidatos son: José Antonio Meade, economista formado en Yale, un independiente para el Partido Revolucionario Institucional; Ricardo Anaya, inteligente joven abogado en la coalición que comparten el Partido de Acción Nacional, del centroderecha, y el de centro izquierda PRD; Jaime Rodríguez Calderón, conocido como 'el Bronco', gobernador de Nuevo León, único candidato independiente. Y el que parte ganador en las encuestas: Andrés Manuel López Obrador, de la coalición liderada por Morena.

López Obrador perdió en las presidenciales del 2006 y 2012. En las primeras objetó fraude y acampó en la ciudad. Algunos medios advierten de que plantea cambios en el modelo económico que hasta ahora han compartido los dos partidos que se han turnado en el poder. Está por ver si el nuevo Gabinete implantará una visión socialdemócrata o populista. Los jubilados de la capital recuerdan que cuando López Obrador fue alcalde empezaron a recibir una pensión. Él ha anunciado que revisará concesiones petroleras y se opone al proyecto del nuevo aeropuerto de la capital.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los analistas piden que el futuro presidente evite tentaciones cesaristas. Solo la unidad entre administraciones, fuerzas económicas y sociales permitirá luchar contra la corrupción, el narco y la violencia. La búsqueda de una dimensión ética en la gestión, la creación de una nueva cultura en la Administración, puede ser un primer paso.

Los electores también pensaran quién puede ser el más contundente opositor a Trump. Por cierto, ¿por qué le obsesionará tanto México?

No hay duda. El país ya es una enorme potencia cultural. Como ejemplo: la Universidad Autónoma de México tiene 33.000 profesores y 330.000 alumnos. En estas elecciones la población joven tendrá la decisión en sus manos. Desde los últimos comicios, 14 millones de jóvenes mexicanos han llegado a la mayoría de edad. Ellos pueden dar paso a la transición.

Igualmente, el lunes, México podría ganar a Brasil.