Ir a contenido

ANÁLISIS

Florentino, "antes Rota que Roja"

Iosu de la Torre

Luis Rubiales no ha querido pronunciar el nombre propio del culpable del bombazo que ha caído en la selección española a pocas horas para el debut en el Mundial de Rusia. El resumen de su discurso, impecable pese a la insistencia del mensaje, tiene un destinatario: Florentino Pérez, el presidente del Real Madrid. Pobre España: aquel patriotero mensaje ultra 'antes roja que rota' lo ha tuneado el dueño de la casa blanca y le sale un 'antes Rota que Roja'. 'La fórmula Florentino en cinco minutos'. 

La frase de Rubiales ante los periodistas es "nos enteramos de la marcha de Lopetegui cinco minutos antes de que el Madrid lo hiciera oficial". Hasta cinco veces la repitió ante la inistencia de los reporteros. "Cinco minutos antes...", "cinco minutos antes...", "cinco minutos antes", plasman la censura del presidente de la federación a la intolerable maniobra del presidente madridista. 

Julen Lopetegui, en una comparecencia como seleccionador español / GABRIEL BOUYS(AFP)

Sobre la selección española se cierne ahora una tormenta de complicadísimas consecuencias. Menuda papeleta le espera a Fernando Hierro: reunificar al equipo, activar terapias para superar el 'shock' y centrarse en cómo se afronta el debut ante la Portugal de Cristiano Ronaldo, que, mira por dónde, estará a las órdenes de Lopetegui la próxima temporada. O no, que con el guapo delantero nunca se sabe. Aún resuena su último 'show' reclamando cariño (más millones) amenzando con dar un portazo.

El ridículo que está haciendo la selección en las puertas del Mundial es mayúsculo. Han arrasado la imagen conquistada y pocos se atreven a incluirla aún entre las favoritas para final de Moscú. La espantada merengue cuestiona cómo se mantiene un grupo fuerte y unido. Triste y lamentable. Este miércoles el diario 'L'Equipe' publica una encuesta con 32 entrenadores y exfutbolistas internacionales en la que Brasil (con 11 votos) y España (con 9) son las dos primeras favoritas. Ahora mismo, si la repitiesen, la respuesta sería bien distinta.

Si el presidente de la federación prefiere no pronunciar el nombre de Florentino, ¿se atreverá alguien con autoridad a hacerlo? La ética del 'ser supremo' queda por los suelos por si alguien lo dudaba. La de Julen Lopetegui, también. La hazaña les perseguirá durante décadas y décadas. No le quiten hierro al asunto.

0 Comentarios
cargando