Ir a contenido

La clave

La caja intervenida

Olga Grau

No parece probable que Catalunya recupere el control financiero tras la formación del Govern. De manera que de autonomía, poca. Aunque algunos crean que este concepto sea poca cosa

Una frase que los padres suelen decirles a sus hijos en medio de una discusión acalorada es aquella de: "Harás lo que quieras cuando te lo pagues tú". La independencia financiera es sinónimo de libertad y autonomía. Sin la posibilidad de disponer de recursos económicos, la voluntad no conduce demasiado lejos. El ejemplo viene a colación del debate necesario respecto a la aplicación del 155 en Catalunya.

La suspensión autonómica se levantará automáticamente cuando se forme el nuevo Govern y los consellers tomen posesión de sus respectivas carteras. Si el Gobierno quisiera prolongar la intervención, algo para lo que presiona Ciudadanos con vehemencia, debería volver a pasar el trámite político. 

Pero, ¿qué va a ocurrir con la intervención de las finanzas de la Generalitat? Esta es la gran duda después de que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez pactaran esta semana prolongar el control de las finanzas del Govern. El quid de la cuestión es qué grado de control financiero se mantendrá.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La pérdida de autonomía financiera en Catalunya ha sido progresiva según avanzaba el procés. Tras la consulta del 9-N en el 2015, Cristóbal Montoro impuso los primeros controles sobre el gasto de la Generalitat que se añadieron a los que ya venían asociados al mecanismo de liquidez del FLA. En julio del 2017, con el referendum del 1-O ya convocado, el ministerio de Hacienda impuso que el Govern tuviera que reportar semanalmente todas sus operaciones.

El 15 de septiembre del 2017, tras la aprobación de las leyes de desconexión y transitoriedad, el Gobierno central intervino las cuentas del Govern para que no se moviera ni un euro sin el sello de Hacienda. Todo esto ocurrió antes del 155, sin pasar por el Congreso ni por el Senado. La intervención financiera ha sido sutil y progresiva y ha dejado a los departamentos del Govern prácticamente sin poder usar ni una tarjeta de crédito. ¿Recuperarán su autonomía bajo la presidencia del polémico Quim Torra? No parece probable. De manera que de autonomía, poca. Aunque algunos crean que este concepto sea poca cosa

0 Comentarios
cargando