Ir a contenido

DOS MIRADAS

Quim Torra, durante el pleno de investidura en el Parlament

RICARD CUGAT

Es el nuestro

Emma Riverola

Partidos de largo recorrido democrático investirán a Torra con la complicidad del partido de la izquierda radical. Desolador

Siempre creí que generaría una gran orfandad. Incluso tristeza, desolación, impotencia. Ser estadounidense y saber que Trump te representa. Contemplar tu presidente y sentirlo en las antípodas de tu pensamiento. No, aún peor, mucho peor, saberlo al otro lado de los valores que consideras imprescindibles. Con los pies hundidos en la xenofobia, eligiendo ciudadanos exactamente iguales a ti mismo y decidiendo que no, que definitivamente no, que hay un ellos y un nosotros. Y tú sin saber dónde quieres estar. En realidad, sí. Muy lejos de esa aberrante decisión.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ver a Trump y sentir vergüenza, pero también miedo. Porque sabes que las miradas están cambiando a tu alrededor. Y que cuando se perdona lo imperdonable para mantener una idea, el futuro nunca es bueno. Pero, al menos, piensas agarrándote a una esperanza, queda el consuelo de que Trump es un pobre tipo muy, muy rico. El trilero de los negocios, el zafio en la cultura. Al menos, su oscuridad moral surge de la ignorancia. Sería peor que fuera culto. Sí, sería peor, porque entonces ese nacionalismo excluyente -el monstruo que siempre tiene hambre- y su ultraderecha sin ambages -la tierra ácida donde brotan todas las injusticias- serían producto de una ideología firme, de una decisión formada.

Este lunes, Quim Torra será el nuevo presidente de Catalunya. Partidos de largo recorrido democrático lo investirán. Con la complicidad del partido de la izquierda radical. Desolador.

0 Comentarios
cargando