Ir a contenido

HORIZONTES

Entre el 15% y el 95%

Jordi Sevilla

El reciente Informe del FMI alerta de que tras 6 años de recuperación, España seguirá ostentando en el 2019 una tasa de paro y de endeudamientos elevadas

Aunque la propaganda oficial se ha centrado en que España supera a Italia en renta per cápita medida por paridad de compra, el reciente Informe del Fondo Monetario Internacional dice muchas más cosas y de mayor enjundia. Por ejemplo, dice que en el 2019, tras seis años de recuperación, España seguirá ostentado una tasa de paro del 15% de la población activa y una deuda pública equivalente al 95% del PIB reflejando, ambos datos, dos de las mayores vulnerabilidades que señala el Fondo este año para la economía mundial: la desigualdad, como consecuencia de un crecimiento escasamente inclusivo y el endeudamiento público, ante la evidencia de que el proceso en marcha de normalización de la política monetaria se traducirá en subidas en los tipos de interés.

En su proyección a medio plazo, ademas de insistir en lo menguante de nuestra recuperación que desde el pico alcanzado en el 2015 con un crecimiento del PIB del 3,4% bajará al 1,7 en el 2023 sin haber superado los problemas estructurales que arrastramos y con un peso casi total de la demanda interna lo que desdice a quienes insisten en el cambio de modelo. Es verdad que proyecta una consolidación del superávit externo por cuenta corriente, que sí es algo novedoso en nuestra historia económica, pero que refleja otras cosas: la potencia actual de nuestro turismo y, sobre todo, la importancia que ha adquirido el saldo neto de los servicios no turísticos, fruto de la internacionalización de las empresas españolas.

Señala el Fondo que estamos, por primera vez en mucho tiempo, en un ciclo de crecimiento acompasado en todo el mundo y con bajas inflaciones, lo que se traduce en otro impulso a la convergencia global. Así, las economías avanzadas crecen al 2,5% empujadas por una reactivación de la inversión, mientras que las economías emergentes y en desarrollo lo están haciendo al 4,9%.

Comercio mundial

También se espera que el crecimiento del comercio mundial, más allá de las incertidumbres desatadas por la actitud errática del presidente Trump, siga superando al del propio PIB mundial. Sin embargo, como señalaba el exministro Guindos en una comida privada que se le organizó como despedida esta semana en el IE de Madrid, el FMI pone el acento, en el informe de este año, en los riesgos que acechan a ese panorama tan positivo señalando, en concreto, los cuatro siguientes: vulnerabilidad financiera, en su doble versión, elevado endeudamiento (público y privado) unido al desplazamiento de la inversión hacia activos con mayor rentabilidad y riesgo ante el mantenimiento de políticas monetarias acomodaticias; erosión del libre comercio multilateral e incremento del apoyo a medidas proteccionistas que reducirán el crecimiento global; 'shocks' derivados del cambio climático y tensiones geopolíticas, ambos con repercusiones sobre las corrientes de emigrantes y el efecto que estas pueden causar sobre la estabilidad de los países receptores afectados por el populismo.

Ante este panorama, el Fondo hace un llamamiento a que los gobiernos de los países avanzados aprovechen esta fase de crecimiento para elevar su potencial de crecimiento, en un contexto de revolución tecnológica y envejecimiento de la población, con reformas estructurales que se detallan y, a la vez, ir preparando los colchones que amortigüen la próxima fase de desaceleración (o incluso crisis) que el comportamiento cíclico de la economía nos traerá en algún momento. En este ultimo sentido hace una mención especial a la necesidad de que España genere un superávit primario que le permita ir reduciendo su deuda pública.

Resulta llamativo que, en línea con lo expresado en enero por el Foro de Davos, se señala en este informe que la creciente desigualdad y una polarización social excesiva son amenazas al crecimiento a medio plazo, por lo que pide recuperar políticas sociales y salariales que las reduzcan.

A la vez, insiste en que las necesarias mejoras de productividad no pueden provenir de un deterioro de las condiciones laborales sino de un esfuerzo inversor en nuevas tecnologías y en formación profesional, apuntando, también, la lucha contra el cambio climático como una prioridad absoluta.

Como conclusión, resaltar una frase del informe: no hay motivos para la complacencia. Es decir, contentos porque las cosas van bien en la economía mundial pero preocupados porque no se está aprovechando para hacer las reformas necesarias que consoliden el crecimiento y lo alejen de los volátiles vientos de cola. El mayor riesgo es, pues, no hacer nada. O sea, mantener a España entre el 15 y el 95%.

0 Comentarios
cargando