Ir a contenido

Dos miradas

Un máster falsificado no tiene nada que hacer contra una crema robada. ¿Qué hubiera pasado si los acontecimientos hubieran ido al revés, si hubiéramos conocido antes la crema que el máster?

De todo este asunto -aparte de las cloacas, por definición ocultas-, salen beneficiadas dos marcas. El supermercado y la crema, que permite, según los prospectos, una "hidratación superior para el contorno de ojos, óvalo facial y cuello". Será interesante comprobar si suben las ventas (o tal vez solo los selfis) del Eroski de Vallecas y si resulta que la facturación de Olay experimenta un ascenso notable de la "fórmula rellenadora que reafirma la piel". Como dirían Alaska y Los Pegamoides ("Maripili, rica, guapa, de bonito ni una lata"), España ha descubierto el horror en el hipermercado, pero también uno de los episodios más surrealistas (de la rama celtibérica) de la teleserie que se está proyectando desde hace meses. Que Cifuentes diga que la campaña contra su persona es el precio que ha tenido que pagar como consecuencia de "la tolerancia cero con la corrupción" ya no sé cómo calificarlo: va más allá de la broma y entra en el terreno de la más absoluta tontería.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Seguro que en esta dimisión hay intereses ocultos, luchas fratricidas como las que describía Andreotti y una danza de cuchillos que veremos cómo acaba. Pero en la superficie, una constatación que, de tan burda, da lástima. Un máster falsificado no tiene nada que hacer contra una crema robada. ¿Qué hubiera pasado si los acontecimientos hubieran ido al revés, si hubiéramos conocido antes la crema que el máster? ¿Dónde está la categoría y dónde radica la anécdota?

0 Comentarios
cargando