Ir a contenido

LA EVOLUCIÓN Y LAS LEYES DE LA NATURALEZA

La gran historia

Mariano Marzo

Nuestra historia como humanos ha sido la un largo viaje altamente improbable de 14.000 millones de años

Los denominados "científicos históricos" -cosmólogos, astrónomos, geólogos, paleontólogos, arqueólogos, biólogos...- estamos interesados en la identificación y explicación de acontecimientos que pueden remontarse hasta miles de millones de años en el pasado. Desde la perspectiva de una mayoría de ciudadanos, por lo general muy restringida en el espacio y el tiempo, este concepto tan amplio de la historia puede parecer, amén de desmesurado, irrelevante. Pero no lo es.

Piensen por un momento en el contexto en el que nos ubicamos: el universo, la Vía Láctea, el sistema solar y nuestro planeta Tierra; los continentes, océanos y sus diferentes configuraciones; los animales y plantas con los que convivimos; las naciones, gobiernos y el complejo entramado de sus relaciones; las lenguas, culturas y creencias; nuestra ciudad o pueblo; la familia y la gente que conocemos…. ¿Cómo llegó todo esto a materializarse? Para entenderlo deberíamos considerar la historia que se esconde detrás de todo ello, aceptando que nuestra condición actual es el resultado de un proceso desarrollado a través de enormes espacios y dilatados periodos de tiempo. Todo lo que somos ha estado condicionado e influenciado por innumerables acontecimientos que se han ido sucediendo, con efectos acumulativos, desde el momento mismo en el que, hace la friolera de unos 14.000 millones de años, surgió el universo. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Visión integral

Los interesados en esta visión integral, de principio a fin, de la historia, solemos referirnos a ella como la Gran Historia (Big History). Estamos hablando de un esquema en el que todo el devenir de la humanidad apenas representa un instante, fascinante pero fugaz, de un relato mucho más grandioso. Una odisea que para su mejor comprensión y estudio podemos subdividir en cuatro grandes actos, denominados: Cosmos, Tierra, Vida y Humanidad. Cuatro capítulos que conviene intentar conocer a fondo para poder escribir con ciertas garantías de éxito el quinto, dedicado al Futuro.

Cada uno de los cuatro actos mencionados está repleto de momentos e historias fascinantes, cuyo conocimiento nos ayuda a entender un poco mejor la compleja realidad del ser humano, en tanto que criatura que desarrolla su existencia en un mundo muy particular y, sobre todo, altamente improbable. Un aspecto este último que, sin duda, constituye una de las enseñanzas más impactantes derivada del estudio de la Gran Historia

Ciertamente, la física y la química están detrás de todo lo que nos rodea. Los grandes descubrimientos en estas ciencias tienen mucho que decirnos sobre cómo funciona el mundo y sobre las leyes naturales que lo gobiernan. Pero nos dicen muy poco sobre cómo nuestro mundo ha llegado a ser como es. ¿Por qué precisamente este y no otro igualmente plausible que podría haberse originado con las mismas leyes físicas y químicas? Para poder responder a esta pregunta hay que comprender que la historia es contingente, es decir, que depende de que algo suceda o no. 

La física y la química están detrás de todo lo que nos rodea. Pero nos dicen muy poco sobre cómo nuestro mundo ha llegado a ser como es

Un gran meteorito

En innumerables momentos, en el transcurso de cualquiera de los cuatro actos mencionados, la historia podría haber tomado un derrotero diferente al seguido, lo que podría haber situado a la humanidad en un contexto totalmente distinto al actual e incluso haber desembocado en un mundo sin humanos. Consideren, por ejemplo, qué habría pasado si hace aproximadamente 66 millones de años no hubiera tenido lugar el impacto sobre la Tierra del gran meteorito que cayó en lo que hoy es la península del Yucatán, causando la gran extinción en masa del límite entre las eras secundaria y terciaria.

Esta extinción, la quinta y última de las padecidas por la Tierra, resultó clave para la condición humana: con toda probabilidad, sin el impacto del meteorito y los fenómenos que le acompañaron, los dinosaurios seguirían siendo los mayores animales sobre el planeta, los mamíferos continuarían siendo pequeños y nosotros, los humanos, no estaríamos aquí.

Nuestra historia como humanos ha sido la un largo viaje altamente improbable. Para que cualquiera de nosotros viva hoy en este planeta particular que se mueve a toda velocidad en el espacio, han debido transcurrir casi 14.000 millones de años de historia cósmica, cerca de 4.500 millones de historia de la Tierra, unos 2,5 millones de años de historia humana, el auge y la caída de numerosas civilizaciones y países, y el encadenamiento ininterrumpido de todas las generaciones que nos han precedido. Algo asombroso que a la vez que nos empequeñece nos hace únicos e irrepetibles.

0 Comentarios
cargando