Ir a contenido

ANÁLISIS

Messi ejecuta una falta ante el Athletic. 

JORDI COTRINA

Antes del clásico, el Barça será campeón

Iosu de la Torre

Si se mantienen los 11 puntos sobre el Atlético de Madrid con el calendario previsto, cantará el alirón el 6 de mayo

Ya solo faltan nueve partidos para que acabe la Liga. Si se mantienen los once puntos sobre el Atlético con el calendario previsto, el Barça se proclamará campeón una semana antes del clásico, el 6 de mayo. El título se conquista con victorias espesas y somnolientas como la de ayer ante el Athletic y contundentes como las conseguidas frente el Atlético y Madrid.

Quizá era esta la especulación que manejaban, cogidos por los hombros en el túnel de vestuarios, Ernesto Valverde y Kuko Ziganda, como si el navarro le rogase a su antecesor que no maltratase en exceso a su Athletic, recién vapuleado por el Marsella de su también amigo Zubizarreta

Hablaban de fútbol, seguro, se deseaban suerte. Era una conversación intrascedente que no necesitaban ocultar del ojo indiscreto de la cámara poniéndose una mano en la boca como hacen muchos futbolistascomo si sufrieran de alitosis. Mejor ese gesto que el otro al que no ponen freno, el del escupitajo que tanto le gusta a los realizadores de televisión. Un lapo de Messi es un millón de escupitajos en el patio del cole la semana siguiente. 

Así son los niños cuando imitan a los ídolos. El próximo gesto será intentar brindar una dedicatoria bailonga como la de Messi tras el zurdazo de su gol 25 en la Liga. El 10 esta vez no elevó la mirada y los índices al cielo buscando a su adorada abuelita Celia. Probablemente influido por el recién llegado Ciro, su tercer hijo con Antonella, el capitán meneó hombros y caderas y  lanzó una montera invisible a la grada.

Un instante televisado  que recordó al interpretado por Yerri Mina tras marcar su primer gol azulgrana, de penalti y ante el Espanyol. Tiembla la zamba colombiana, también la brasileña, y los entrenadores de infantiles que se vacían tratando de inculcar valores a los chavales alejando los mugidos a lo Cristiano Ronaldo y los balazos al cielo de Neymar. 

Treintaytantos años de Goikoetxea

La visita del Athletic reunió muchos tópicos futboleros: hubo dos partes diferenciadas (la primera y la segunda), el líder hizo lo justo para sumar los tres puntos, el visitante no era tan malo como anunciaban desde Bilbao y cuando llegó el bostezo los más resentidos recordaron a Goikoetxea con sus hachazos sobre Maradona y Schuster (han pasado treintaytantos años de aquellos terribles sucesos). 

Los de Bilbao, este año también, son enemigo pequeño pese a su meritoria presencia en la Liga. En el Barça se ha desterrado el tópico de la gélida grada. La afición se sumó a la terapia de grupo que ha rescatado a André Gomes del miedo a ser un elegido del fútbol. Acunó al portugués en la salida y rugió para que Iniesta no se vaya a la superliga china.

¿Qué pensará Bartomeu? Pronto llegará el fichaje de Griezmann. Cien 'kilos' son muchos 'kilos' para las arcas del club.