Ir a contenido

La nevada

En medio del lío de voces me detengo en Unamuno, que resucita en Twitter con foto y todo para autocitarse: «Quiero que alguien mire mis libros como un madrileño mira la nieve»

Lunes a primera hora. Nieva en todas partes. Lo sé porque en Twitter la nieve es trending topic. Por doquier aparecen bucólicas estampas de paisajes nevados tomadas desde ventanas de toda España. Como en Madrid son más, el hashtag #NievaEnMadrid se impone. A algunos madrileños la nevada les da por lo histórico: cuelgan fotos de la de 1940, que dejó la Gran Vía convertida en una pista de esquí. Otros comparten vídeos de sus aparatosas caídas en la nieve. Otros lucen sentido del humor: «Con este frío, ser soltero es de valientes». Los hay que toman decisiones precipitadas: «Tenía que ir la semana que viene pero iré hoy para ver la nieve, qué ilusión». Y quien muestra una foto de sus pies en sandalias para hacerse el machito o el moderno, quién sabe. 

Es lo que más me gusta de las circunstancias extraordinarias. Observar cómo nos las tomamos las personas. Por ahora, diría que la nevada ha sacado lo mejor de cada uno. Todo el mundo lo ve todo precioso. Hay quien sueña con volver a casa para hacer muñecos de nieve en su balcón. Patrimonio Nacional se congratula de que el Palacio de Oriente esté cubierto de blanco, porque eso hace que los visitantes disfruten «como niños».

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Twitter sirve la crónica del preciso instante en que la nevada empieza a cuajar en las aceras, sobre los coches, sobre la Cibeles, en las ramas de los árboles del Retiro. Aparecen las primeras reacciones adversas y alguien se queja de lo de siempre, falta de previsión de alguna autoridad. Protestan por los cortes de tráfico. Protección Civil aconseja usar el transporte público o no salir de casa. Una marca de comida a domicilio aprovecha para ofrecer un menú del día apañadito. Algún autor muy vivo recomienda sus libros para entrar en calor. Al cabo de cinco minutos, todo resulta aburrido, previsible, repetitivo.

En medio del lío de voces me detengo en Miguel de Unamuno, que resucita en Twitter con foto y todo para autocitarse: «Quiero que alguien mire mis libros como un madrileño mira la nieve». Esto de Unamuno en Twitter, por cierto, responde a la iniciativa de recuperar para las redes grandes figuras de la cultura. Lo celebro como lo mejor que me ha traído este lunes blanco.

Temas: Nieve Twitter

0 Comentarios
cargando