Ir a contenido

Pequeño observatorio

Las vidas de todas las lenguas

Las vidas de todas las lenguas

Josep Maria Espinàs

Nuestro vocabulario se va ampliando según evolucionan nuestras formas de vivir


Es extraordinario cómo va ampliándose nuestro vocabulario. Simultáneamente, claro, a la evolución de las formas de vida. Y a las innovaciones de la tecnología, de las costumbres, de los inventos, incluso de la comunicación social.

Abro este diario y encuentro estas palabras: expolio, aquiescencia, operativo, blindaje, transversal, digitalización, mutar, posicionamiento... Dejo de lado todas las expresiones inglesas y aquellas que, de otros orígenes, ya hace tiempo que están incorporadas a nuestro lenguaje.

Que nadie piense que soy un purista de la lengua. La lengua –todas las lenguas– tiene una vida propia, y como todos los seres vivos crecen, eligen y se adaptan en el momento en que deben ser usadas.

Idioma y lengua

Es curioso que disponemos de dos palabras que se acercan mucho a significar lo mismo: idioma y lengua. Y sin tener ninguna autoridad lingüística me atrevo a decir que idioma es una palabra que tiene un tono más serio, más académico, y que lengua tiene un latido más popular.

Naturalmente, podemos hablar indistintamente de lengua o idioma catalán o de esta lengua, como ocurre exactamente refiriéndonos al castellano. Recuerdo que en uno de mis viajes a pie un hombre oyó que yo hablaba con Isabel -mi editora- en catalán y soltó intencionadamente esta sentencia: «El catalán debería ser un dialecto, no una lengua». No supe establecer entonces un debate que hubiera sido tan largo como probablemente inútil.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hacía aquel día una tarde magnífica, el mar estaba tranquilo y pregunté a aquellos pescadores si creían que al día siguiente por la mañana haría buen día, no para pescar sino para continuar caminando. «Hará un poco de viento, justo la brisa que nos va bien a nosotros».
En realidad, siempre me ha gustado más preguntar que explicarme.