Ir a contenido

tú y yo somos tres

Xavier Sala i Martín con Tian Riba (TV-3).

David ganó, porque Goliat era miope

Ferran Monegal

En esta segunda temporada de 'Economía en colors' (TV-3), el pintoresco Xavier Sala i Martín está demostrando una progresión fantástica. Ahora sus vistosas americanas han ganado en fosforescencia y luminosidad. En caso de avería automovilística nocturna son ideales: sales del coche y no hace falta que te pongas el chaleco reflectante. Los temas que desarrolla también los está presentando con un 'punch' expositivo mucho más impactante. Su afición por ser original y epatar al personal, avanza.

En la primera entrega lanzó la pregunta: ¿Leo Messi cobra demasiado? No acabó de definirse ni aclararlo, pero lanzó una idea colosal: si 200 millones de personas en el mundo ven y disfrutan de cada gol que Leo hace, deberían pagar un euro cada una, lo mismo que cuando disfrutan del placer de tomarse una tacita de café. O sea, que Messi debería ingresar, de promedio, 200 millones de euros a la semana. ¡Ah! No sé si la idea va a prosperar, pero seguro que en casa de Leo reina una alegría considerable.

Xavier Sala i Martín con Tian Riba, en el programa Economia en colors, de TV-3.

Esta semana, este iridiscente economista nos ha explicado la verdad de lo que pasó entre David y Goliat. Resulta que Goliat padecía gigantismo. Era enorme, pesado, poco ágil y tenia acromegalia, un tumor cerebral que le aprisionaba el nervio óptico. Era más miope que Mr. Magoo. Creyó que se batirían en una lucha cuerpo a cuerpo, pero el astuto David cambió las reglas: en lugar de pelear en plan infantería, lo hizo como artillero. A distancia. Y Goliat recibió la pedrada practicamente sin haberse enterado de quien tenía delante.

¡Ah! Es una teoría ingeniosa. Sala i Martín dijo haberla aprendido de Malcolm Gladwell. Conozco los libros de este periodista, actualmente en 'The New Yorker'. Tiene un éxito bárbaro. Su hipótesis sobre 'David & Goliat', que ha sido libro superventas, la presentó, en el 2013, en el TEDx Salon de Nueva York. Su intervención está en Youtube. Lleva cuatro millones de visitas. Lo prodigioso es cómo Sala i Martín la ha memorizado. Ha mimetizado hasta la entonación y las pausas de Gladwell.

Esta astucia de David, cambiando las reglas del combate y haciendo fosfatina a GoliatSala i Martín se la contó a su fiel acompañante Tian Riba en los pasillos del Parlament de Catalunya. Interesante elección de lugar. Quién sabe, quizá Sala i Martín es el diseñador de una estrategia que intenta transformar a Puigdemont en David, y a Rajoy, en Goliat.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.