Ir a contenido

IDEAS

Andy Warhol y Charo

Ramón de España

Caixaforum inaugura la temporada con Andy Warhol, un artista cuyos cuadros da lo mismo verlos al natural o impresos en una revista, un libro o un catálogo. De hecho, como pude comprobar hace años, cuando vi de cerca algunas de sus latas de sopa Campbell's, la reproducción mejoraba el original, eliminando arrugas, manchitas y rebabas. Otros autores contemporáneos -pienso concretamente en Francis Bacon y Lucian Freud- tienen tal fuerza al natural que no hay reproducción que les haga justicia. De todos modos, dado que a Warhol el concepto de original no es que le diera igual, sino que le daba asco, creo que también prefería ver sus obras reproducidas. Lo cierto es que no pierden nada de su brillantez e ingenio, y así cualquiera puede disfrutar de ellas: no olvidemos que pop art quiere decir arte popular.

Para hacer feliz a su madre, el artista no paró hasta conseguir que le invitaran a participar en un episodio de 'Vacaciones en el mar'

Hace tiempo que no sé si me interesa o no la obra de Warhol. Puede que, como en el caso de Dalí -al que Warhol admiraba y cuya compañía buscaba, sentándose a su lado en las cenas porque, según propia confesión, no entendía nada de lo que decía, pero le fascinaba esa mezcla imposible de español, francés e inglés con acento catalán-, me atraiga más el personaje que su obra. Su libro de comentarios sobre la existencia, 'From A to B and back again', es un fascinante compendio de observaciones de un 'friki', y algunas de ellas resultan enternecedoras. Puede que, desde el punto de vista musical, todos recordemos a Warhol como el padrino de The Velvet Underground, pero quien le fascinaba realmente era Charo Baeza, aquella murciana bajita que estuvo con Xavier Cugat, que triunfó en Las Vegas y cuyo grito de guerra era "¡Cuchi, cuchi!". Durante muchos domingos, Warhol, tras ir a misa con su mamá y almorzar con ella, se enganchaba a la tele para ver la serie que encantaba por igual a la señora Warhola y a su retoño, 'Vacaciones en el mar'. Para hacer feliz a su madre, el artista no paró hasta conseguir que le invitaran a participar en un episodio de la serie, insistiendo además en que quería que también saliera Charo. Lo consiguió.

Para un hombre obsesionado por convertir lo vulgar en arte, Charo era un sueño hecho realidad, como sabrán todos los que hayan visto sus clips en Youtube o escuchado su descacharrante versión de 'Let's spend the night together', de los Stones. El hecho de que Warhol promocionara a Lou Reed pero prefiriese compartir plano con Charo me parece que explica muy bien toda su obra.

0 Comentarios
cargando