Ir a contenido

ANÁLISIS

Nadal y Muguruza, dos números uno.

El oasis de Nadal y Muguruza

Jaume Pujol-Galceran

Garbiñe Muguruza Rafael Nadal aparecerán el lunes en lo más alto. Nunca antes el tenis español había  coincidido con un doble número 1 mundial masculino y femenino y Nadal aún podría redondearlo con un nuevo Grand Slam, el 16º para su palmarés estratosférico, si este domingo conquistase el Abierto de Estados Unidos.

Nadal Muguruza se lo han ganado a pulso pero también aprovechando las circunstancias favorables del momento. El tenista mallorquín  no pensaba que volvería a serlo cuando comenzó la temporada, más pendiente de reencontrar su mejor juego, las buenas sensaciones, después de una gris y decepcionante temporada 2016 por culpa de las lesiones. El mal momento de Andy Murray y Novak Djokovic, que han ido cediendo terreno hasta retirarse después de Wimbledon para recuperarse de sus problemas físicos, han facilitado el renacimiento de Nadal y Roger Federer que, de pronto, se han encontrado con una pista libre para los dos. Algo así como si el Barça jugara la Champions sin el Real Madrid, el Bayern de Múnich o el Manchester United como rivales.Y lo han aprovechado dominando la temporada y repartiéndose los grandes títulos.

Se lo han ganado a pulso, pero también han aprovechado las circunstancias favorables del momento

Muguruza también ha vivido una situación parecida con la ausencia de mamá Serena Williams por su embarazo y de Maria Sharapova, sancionada por dopaje, en la lucha por el número 1 que tenía de salida Angelique Kerber

Ahora a Nadal y Muguruza les queda defenderlo. El reto está abierto. Federer es el único que puede aguarle la fiesta al mallorquín. Muguruza deberá mantener el nivel que le llevó a ganar Wimbledon frente a una manada de perseguidoras que le acechan muy de cerca para arrebatárselo.

El mérito de Nadal Muguruza es grande, pero es un premio con fecha de caducidad. En el caso del tenis masculino, que Nadal haya vuelto a la cima es como cerrar un ciclo de oro  del tenis español que empezó cuando Sergi Bruguera ganó su primer Roland Garros en 1993.

El vacío que se avecina cuando Nadal cuelgue la raqueta asusta, aunque Carreño y Bautista eviten la caída en picado

Lo que parecía imposible se ha convertido casi en rutina en esas dos décadas. La Copa Davis, Wimbledon, Roland Garros, el Abierto de EEUU, el de Australia, el oro olímpico... Todos  los títulos y más se han conseguido y la mayoría de la mano de Nadal. El vacío que se avecina cuando cuelgue la raqueta asusta, aunque  tenistas como Pablo Carreño y Roberto Bautista eviten la caída en picado.

El caso femenino es distinto. Muguruza ha retornado a los mejores tiempos de Arantxa Sánchez Conchita Martínez. En sus manos está dar grandes éxitos y eso debería ser acicate para mantener la cadena. 

0 Comentarios
cargando