Ir a contenido

En primera persona

Las vacaciones de los políticos

Cristina Pardo

«Nunca pensé que veríamos antes a Rajoy con lumbago ante la prensa que a ministros concernidos por noticias de su ramo desaparecidos en combate»


Soy una firme defensora de las vacaciones. Incluso de las mías, aunque a veces no lo parezca… Pienso que son un derecho, sin matices, frente a lo que un día pareció insinuar Cristina Cifuentes
cuando explicó que ella se quedaba en agosto en Madrid porque consideraba que descansar era una alternativa, no una obligación. Sin embargo, y siempre garantizando la pausa laboral para todos, si yo fuera responsable de estrategia política de algún partido, haría turnos claramente diferenciados para tener siempre a alguno de mis dirigentes en disposición de salir a tratar asuntos de actualidad, incluso en los peores días de agosto. Que no libren todos a la vez, vaya. Y digo esto no solo porque egoístamente necesito tener entrevistados en un programa de actualidad que dura tres horas, sino porque habitualmente en verano no son los que están y no están los que son

Veamos. Llevamos semanas de paros parciales en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona. El Gobierno ha reaccionado tarde. ¿Dónde está el ministro de Fomento? ¿Puede y, sobre todo, debe Íñigo de la Serna seguir desaparecido en combate cuando un conflicto laboral está causando esperas de hasta seis horas para los viajeros? En mi opinión, sería más adecuado ponerse manos a la obra. Cuanto antes se resuelva, mejor para todos. 

Entretodos

En primera persona

Cuéntanos tu historia

Hay más ejemplos. En ese mismo aeropuerto, se han personado estos días representantes de la Assemblea Nacional Catalana para repartir folletos en los que culpan al Estado del caos. Dirigentes del PP e incluso ministros han lamentado alguna vez su falta de reflejos para dar respuesta a las iniciativas que adoptan los independentistas. ¿Quién ha salido a intentar contrarrestar ese mensaje? El presidente de Nuevas Generaciones, que era el único que tenía agenda en las horas posteriores al reparto del folleto. Luego –a partir de septiembre– se les llenará la boca, como antes de agosto, diciendo que ellos representan los intereses de los catalanes no independentistas

Con los ataques al turismo ha pasado lo mismo. Hemos visto portadas alarmantes en la prensa británica y alemana. ¿Dónde están la secretaria de Estado o el ministro? ¿Algún vicesecretario del PP, quizá? ¿Y los responsables de ese organismo que se creó bajo el nombre de Marca España? ¿Nadie tiene nada que decir? Sí. Dirigentes de segunda fila que, lejos de lanzar mensajes de tranquilidad, salen para alimentar la inquietud del turista hablando de terrorismo callejero

La ausencia de Colau

En este mismo sentido, me ha sorprendido la ausencia de Ada Colau de la comisión extraordinaria del Ayuntamiento de Barcelona. Probablemente, pretendía acompañar de hechos su teoría de que los ataques al turismo son una anécdota que no hay que magnificar, pero teniendo en cuenta la que se está liando… De hecho, ahí estaba Cristina Cifuentes, sin vacaciones, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid para arremeter contra la «tibieza» de Colau. 

Hay que descansar, sin duda. Pero nunca pensé que veríamos antes a Mariano Rajoy con lumbago dándolo todo ante la prensa que a ministros y dirigentes concernidos directamente por las noticias de actualidad desaparecidos en combate. Por cierto, ya puestos, ¿alguien ha visto ya por las playas de España la avioneta de Hazte Oír? No es que la eche de menos, pero, por la contundencia de su discurso, nunca pensé que los miembros de esta organización también preferían irse de veraneo antes que seguir castigándonos con la matraca de los penes y las vulvas.
 

0 Comentarios
cargando