Ir a contenido

Editorial

El Gamper, una estación de paso

El club necesita reponerse del impacto de la pérdida del 'crack' brasileño que optó por irse al PSG

Los jugadores del Barça y Valverde aplauden a los del Chapecoense en el Camp Nou.

Los jugadores del Barça y Valverde aplauden a los del Chapecoense en el Camp Nou. / JORDI COTRINA

Antiguamente, el trofeo Joan Gamper servía a la afición barcelonista para conocer las nuevas caras de la plantilla y hacer previsiones. Solía ser el día del' ja tenim equip' o, en su defecto, del 'aquest any, tampoc'. La puesta de largo del Barça ante su afición cobraba dimensión de oráculo, pero eso quedó atrás hace mucho tiempo y hoy en día cuando llega el Gamper el aficionado ya ha visto jugar al equipo (este año, tres veces) y, aun así, en esta ocasión parece lejos de ser la versión definitiva. El Barça de la nueva era, con Valverde en el banquillo y sin Neymar en el campo, todavía tiene mucho camino por recorrer hasta que el 31 de agosto se cierre el mercado de fichajes.

El club necesita reponerse del impacto de la pérdida del crack brasileño. Aunque es cierto que ha dejado muchos millones en las arcas, lo que parece predominar es un regusto amargo, como se puede comprobar en el discurso de ayer del presidente Bartomeu. El Barça hoy es más rico pero lo que quiere el culé (mayoritariamente ausente anoche en un Camp Nou tomado por turistas) es saber cuáles serán los cromos nuevos en la plantilla y atender a aquella premisa de Cruyff según la cual el dinero tiene que estar en el campo, y no en el banco. El Gamper –marcado por ese tenaz Chapecoense que se resistió a morir tras la tragedia– ha sido una mera estación de paso a la espera de la Supercopa contra el gran rival. Ese será elprimer duelo de verdad de la frenética pretemporada y el que empezará a marcar tendencias y estados de ánimo.

0 Comentarios
cargando