Ir a contenido

TERROR GLOBAL

¿Condenados a vivir en alerta?

Carlos Carnicero Urabayen

Es fundamental que británicos y europeos compartan inteligencia, métodos para combatir la radicalización y buenas prácticas anti-terroristas

Mirar dos veces a izquierda y derecha al entrar al café. Levantar la cabeza del periódico al oír la puerta. Buscar la complicidad en la mirada de los otros antes de compartir cualquier espacio público. Perder el derecho a perderse y relajarse, a deambular como uno quiera, como es tan habitual en nuestro modo de vida europeo, lamentablemente inusual en otras partes del mundo ¿Es esta la nueva normalidad británica y europea?

La cadencia es inevitablemente alarmante. Europa sufre la mayor oleada terrorista de su historia. Como informaba recientemente EL PERIÓDICOen los últimos dos años y medio se han producido 19 ataques terroristas; la media ahora es un ataque cada 1,6 meses; antes era uno cada 22. El ataque del puente de Londres y el Mercado de Borough es el tercero en Reino Unido en tres meses. Ni siquiera ha dado tiempo a que los heridos de Manchester hayan salido todavía del hospital.  

La facilidad con la que se puede matar da una idea macabra sobre la fragilidad de nuestra vida expuesta a estos nuevos terroristas

ODIO PROFUNDO

La facilidad con la que se puede matar da una idea macabra sobre la fragilidad de nuestra vida expuesta a estos nuevos terroristas. No hacen falta grandes complots, arsenales o sofisticados métodos de ataque. Un cuchillo o una furgoneta bastan para aterrorizar una ciudad. Y dos ingredientes más: un odio profundo, absolutamente irracional y carente de cualquier atisbo de humanidad – en Manchester fueron a por niños, en Londres los testigos cuentan cómo los tres terroristas apuñalaban juntos a una mujer – y una disposición a morir para llevar a cabo su misión.

El ataque de Londres se produce en la recta final de una campaña electoral en la que frente a todo pronóstico Theresa May tiene una mínima ventaja sobre al laborista Jeremy Corbyn. Ambos han reaccionado enfatizando la necesidad de que la sociedad responda unida ante esta amenaza y May sugiere nuevas medidas para combatir la “ideología de la maldad”. Pero la gran pregunta a la que deben responder ante sus electores es cómo piensan evitar - ¿pueden hacerlo? - que los ciudadanos se vean obligados a vivir en constante alerta. 

UNIDOS CONTRA EL TERRORISMO

Aumentar la presencia policial ha demostrado ser útil pero no suficiente. Pasaron sólo ocho minutos entre la primera llamada de emergencia y el abatimiento de los terroristas por parte de la policía. Llegaron rápido pero tarde porque la única manera de defenderse frente a esta amenaza pasa por actuar antes de que pongan en marcha sus rudimentarios pero mortíferos planes.

Es inevitable preguntarse sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea y el impacto que tendrá en la lucha contra el terrorismo. Theresa May, partidaria de la ruptura total, llegó a sugerir hace meses que su país dejaría de compartir información anti-terrorista con los europeos si éstos no le ofrecían un acuerdo comercial de su agrado tras el 'brexit'. Es fundamental compartir inteligencia, métodos para combatir la radicalización y buenas prácticas anti-terroristas. Británicos y europeos debemos permanecer en el mismo barco frente a estos bárbaros.

0 Comentarios
cargando