Ir a contenido

La encrucijada socialista

González, Rubalcaba y Zapatero deben pedir perdón...

JUAN MANUEL PRATS

González, Rubalcaba y Zapatero deben pedir perdón...

Carles Vivancos

Me ha sorprendido que los compañeros exsecretarios generales no hayan pedido disculpas aún por su error de encumbrar a Rajoy

Y tienen que hacerlo pronto. Cuanto antes lo hagan, menos se resentirá su credibilidad. Hace unos meses hicieron escuchar su respetada voz para hacernos saber que solo había una opción para España: dejar que Rajoy volviera a formar gobierno. Nos lo dijeron alto y claro. Todo lo demás era aventurerismo político impropio de un partido respetable como el PSOE. Para actuar con tanta responsabilidad ampararon, cuando menos, un insólito golpe palaciego para cargarse al entonces secretario general, Pedro Sánchez. Consiguieron lo que perseguían con este acto infame: darle el Gobierno a Rajoy. Llevaron luego su responsabilidad histórica hasta respaldar públicamente, el pasado 26 de marzo, la presentación de la candidatura de Susana Díaz a las primarias socialistas, una vez más la única opción posible para llevar el PSOE por el camino de la victoria...

Me ha sorprendido enormemente que el ataque de responsabilidad que vienen sufriendo, desde el pasado primero de octubre no haya provocado que los citados compañeros exsecretarios generales hayan pedido disculpas por su error, su inmenso error, de manchar la historia del partido que tanto aman con el encumbramiento a la jefatura del Gobierno de España a un presidente del PP (Rajoy) bajo cuyo mandato partidario de 14 años no han parado de acumularse casos de corrupción en todos los territorios en los que ha gobernado.

DOS PREGUNTAS

A la vista de las últimas detenciones ordenadas por los jueces que incluso han provocado insólitas dimisiones en el PP, dos preguntas...

¿No sabían nada de ello nuestros ilustrados compañeros? En este caso si piden perdón, de forma rápida y clara, quizá sepamos disculparles pidiéndoles, eso sí, que no vuelvan a salir en tromba de su jubilación para 'salvar' al partido.

¿Lo sabían pero prefirieron dejar gobernar a la derecha antes que cumplir con el mandato de la ciudadanía que, a razón de dos de cada tres, votamos en dos ocasiones contra el PP? En este caso lo mejor que pueden hacer, si de verdad respetan al partido y a los ciudadanos que al votarles les dimos todo el poder democrático, es desaparecer de la escena pública y evitarnos tener que recordar de que forma nos han avergonzado. Ante nosotros mismos, los socialistas, por haberles apoyado en el pasado, y ante la sociedad, por una última actuación tan vil.

A pesar de tanta vergüenza, los militantes socialistas sabemos que ahora el futuro del partido está en nuestras manos. Y actuaremos, como siempre hemos hecho, con la responsabilidad histórica de ofrecer a la sociedad un instrumento de cambio democrático que persiga la libertad, la igualdad y la justicia social. Para hacerlo apartaremos, con nuestro voto individual y secreto, a todos aquellos que hayan facilitado que la ignominia, la deshonestidad y la desfachatez sigan gobernando en España.