Ir a contenido

MEDIDA DE LA RESERVA FEDERAL

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en Washington.

AFP / MARK WILSON

Subida de tipos: lecciones para Europa

Víctor Echevarría

La normalización de la política monetaria en Estados Unidos sugiere que no estamos en un estancamiento secular

La reanudación de la senda de subidas de tipos en EEUU por parte de la Reserva Federal guarda lecciones de relevancia para el área euro y el resto del mundo. En particular, la normalización de la política monetaria en EEUU reduce los temores sobre un estancamiento prolongado a nivel global. Estos temores a un estancamiento, hasta hace poco, no eran infundados. Estaban basados en que la recuperación de la crisis estaba siendo distinta a otras. La recuperación está siendo lenta y se caracteriza por un crecimiento limitado de la inversión. Las presiones inflacionistas, además, han tardado en llegar incluso en países como EEUU, que han tenido una recuperación ininterrumpida desde 2009. 

Un daño colateral de la subida de tipos podría ser un menor apetito por el riesgo a nivel global

Sin embargo, los últimos meses se han observado señales, sobre todo en EEUU, de que esta recuperación podría estar generando, finalmente, presiones salariales e inflacionistas. La Fed ha respondido con aumentos de tipos, lo que supone, tras años de medidas extraordinarias, una normalización de la política monetaria. Dicha normalización sugiere que no estamos ante un estancamiento secular, por lo menos a nivel mundial. 

Ello puede significar que haya esperanza también para Europa. Si la recuperación ha sido suficientemente vigorosa en EEUU para acabar generando presiones inflacionistas, este fenómeno podría darse en Europa también. Sin lugar a dudas, hay elementos específicos a la situación europea, pero la ausencia de un estancamiento global, junto con la evolución favorable de los datos de coyuntura recientes, mejora las perspectivas para el área euro. La normalización está en camino, aunque sea con retraso.

VENTAJAS

Dicho retraso tiene una ventaja: la Zona Euro, y en particular el BCE, puede aprender las lecciones del proceso de normalización de tipos en EEUU. Una de ellas se refiere a la forma de comunicar el progresivo endurecimiento de la política monetaria. La Fed ha tenido un cuidado exquisito al endurecer su mensaje los últimos años. No siempre fue así. En el 2013, un mensaje prematuramente tensionador de Bernanke provocó el 'taper tantrum', que generó turbulencias a nivel global. La importancia de la comunicación ha sido tenida en cuenta por el BCE, que está demostrando un gran cuidado a la hora de iniciar el proceso de eliminación de las medidas extraordinarias.

Así, el que la Fed sube tipos es una señal positiva para el crecimiento mundial y, además, ofrece lecciones de cara a la instrumentación de la política monetaria. Sin embargo, existen riesgos. La Fed busca con la subida de tipos evitar el recalentamiento de la economía americana. Un daño colateral podría ser un menor apetito por el riesgo a nivel global.

La consecuencia será que tanto las empresas, como los países, tendrán que asumir unos costes de financiación mayores a nivel global.  El BCE deberá vigilar que no supongan un endurecimiento prematuro de las condiciones financieras en la Zona Euro. 

0 Comentarios
cargando