Ir a contenido

en clave europea

El informe secreto de la UE sobre Libia

Eliseo Oliveras

El Gobierno de Trípoli apenas controla nada y las milicias imponen su ley, avisa el servicio exterior

Europa aspira a que el país sirva de base donde retener a los refugiados e inmigrantes pese a los riesgos

El Gobierno libio de unidad nacional del primer ministro Fayed al Serraj "aún pugna por ejercer el control en Trípoli", "carece de poder efectivo en el este y el sur del país" y "no ha sido capaz de proveer seguridad con éxito ni a la población de Trípoli"; el Ministerio de Defensa "tiene poco o ningún control sobre las Fuerzas Armadas"; el Ministerio del Interior está dominado por "las milicias" y "los islamistas"; "numerosos grupos armados están involucrados en detenciones ilegales de forma habitual"; "florecen" las actividades criminales por todo el país y "las mujeres son víctimas de agresiones de las milicias y no se atreven a ir a la policía por miedo a ser violadas o asesinadas". Estos son algunos de los detalles sobre la situación actual en Libia, según el informe confidencial enviado el pasado 25 de enero a los gobiernos de los Veintiocho por el Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea (UE), que dirige la ministra europea de Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

El informe de 58 páginas, que se ha filtrado esta semana, describe el caos en Libia, donde las milicias imponen su ley y quienes expresan críticas "son asesinados tanto por las fuerzas gubernamentales como por las milicias con la tolerancia del Gobierno" y donde los inmigrantes irregulares son sometidos a "abusos extremos" e incluso son víctimas del "tráfico de órganos". El informe también precisa que "son asesinados los activistas de los derechos humanos, periodistas, jueces y fiscales" y que se producen "ejecuciones ilegales de detenidos, cautivos y secuestrados".

CONOCIDO ANTES DE LA CUMBRE DE MALTA

Pese a que los Veintiocho conocían el informe, los jefes de Estado y de Gobierno, así como el presidente de la UE, Donald Tusk, y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, apostaron en la cumbre de Malta del 3 de febrero por que Libia se encargue de retener a los refugiados e inmigrantes que intentan llegar a Europa.

Con un nuevo récord de llegadas a Italia de más de 181.000 refugiados e inmigrantes en el 2016 e intentado privar a la extrema derecha de uno de sus argumentos electorales, los líderes europeos aspiran a instalar en Libia centros de acogida donde concentrar a los inmigrantes para que no lleguen a Europa, a semejanza de Turquía, olvidando los principios humanitarios de la UE. Desde allí se tramitarían y verificarían las demandas de asilo, plantean Alemania, Italia y Austria.

PARAÍSO PARA EL CRIMEN ORGANIZADO

La actual situación del país, "dominado por las milicias", "permite que florezcan las actividades delictivas", sin que pueda combatirse el crimen organizado ni el terrorismo, debido "al colapso del sistema judicial", "a la ausencia de controles fronterizos y de una policía capaz" y a que "la influencia del Ministerio del Interior está restringida a Trípoli", señala el informe europeo. En la Cirenaica (este de Libia) el general Khalifa Haftar, apoyado por el Parlamento de Tobruk, es el principal contrapoder al Gobierno de Trípoli.

El  crimen organizado en Libia se centra en "el tráfico de inmigrantes, el contrabando, el narcotráfico y las armas", precisa el texto. "El tráfico de seres humanos es muy lucrativo y con riesgos muy bajos", subraya el informe.

MILICIAS SIN CONTROL

"El 70% de los efectivos de la Policía Nacional Libia son de las milicias", los departamentos y milicias del Ministerio del Interior "se financian con fondos privados y donaciones de todo tipo" y funcionan "sin control del Gobierno" después de que las milicias fueran integradas de forma "masiva" y "precipitada" en las fuerzas de seguridad, detalla el informe. Las milicias controlan también las prisiones, donde se producen violaciones muy graves de los derechos humanos, y "resulta imposible perseguir judicialmente a un miembro de las milicias", explica el documento. Además existen más de un centenar de centros de detención informales controlados por distintos grupos, desde mafias a comunidades locales y grupos armados.    

La guardia costera libia, pese a sus escasos medios, ha logrado rescatar a más de 13.500 inmigrantes en el mar en cooperación con la guardia costera italiana, mientras que "el 80% de los soldados de la guardia de fronteras terrestre libia escapan al control efectivo del mando central debido a sus lealtades con las milicias locales", indica el informe europeo.

La lucha contra el terrorismo tampoco tiene buena perspectiva, según el informe, ya que el servicio de inteligencia gubernamental y el servicio de seguridad interior están inmersos en las luchas políticas y tienen infiltraciones de las milicias salafistas.    

0 Comentarios
cargando