Ir a contenido

EL AMFITEATRO

Victoria vive

Rosa Massagué

El festival que recuerda a la gran soprano se consolida en su cuarta edición

Victoria vive o, en palabras de la gran mezzosoprano Teresa Berganza, Victoria de los Ángeles "resuena" en el pabellón San Rafael del recinto modernista del barcelonés Hospital de Sant Pau donde se celebra buena parte del festival de 'lied' LIFE Victoria en recuerdo y homenaje a la grandísima soprano que hizo de la canción una de sus mejores creaciones.

Con sus 82 años, Berganza sigue derrochando energía como demostró en el encuentro con el público que abrió el festival el 4 de noviembre. Nunca cantaron juntas la soprano y la mezzo. Había una diferencia de edad, pero sobre todo, de casa discográfica. Pese a ello,  Berganza explicó que siempre quiso hacer "lo que hacia Victoria con el canto", aunque no hacerlo como ella, porque "a Victoria no se la podía copiar, había que aprender de ella". Y como ella, Berganza ha preferido cantar 'lied' y se ha obsesionado por la pronunciación: "A Victoria se le entendía todo en todos los idiomas".

Oír a Berganza hablar de Victoria con mucho respeto y mayor emoción fue una excelente inauguración del festival que en cuatro años ha logrado consolidarse pese a lo difícil que es organizar una muestra musical de este tipo con el agravante este año de no poder contar con la ayuda que otorgaba el Ministerio de Cultura para la acción y la promoción cultural. Sin embargo, el empuje de Helena Mora, presidenta de la Fundación Victoria de los Ángeles, ha conseguido armar un programa de gran atractivo vinculado en parte a distintas conmemoraciones literarias de este año.

Así, el barítono José Antonio López acompañado la piano por Ian Burnside, ofreció un programa (4 de noviembre) dedicado a Shakespeare y Cervantes en el que destacaron las 'Quatre chansons de Don Quichotte', de Jacques Ibert, junto a obras de Gerald Finzi, Matilde Salvador, Fernando Cabedo, Eduard Toldà y Maurice Ravel.

La soprano Carmen Solís con el pianista Rubén Fernández Aguirre cantó letras de Federico García Lorca a las que tres compositores catalanes habían puesto música, Xavier Montsalvatge, Manuel García Morante y Miquel Ortega. Solís también exhibió su talento operístico con unas canciones de Giuseppe Verdi y en los dos bises que regaló al público hizo su homenaje personal a Victoria. Interpretó 'Vissi d'arte', de 'Tosca', y 'El cant dels ocells'.

El LIFE Victoria tiene una vertiente fundamental que es la formación mediante una serie de clases magistrales y la oportunidad para jóvenes intérpretes de cantar en el mismo concierto de los voces consolidadas. Como teloneros de José Antonio López la soprano Mireia Tarragó y el pianista Eric Ledesma interpretaron canciones de Gabriel Fauré y de Toldrá. 

Antes del recital de Carmen Solís, la soprano Ulrike Halle, acompañada al piano por Irune Liberal, tuvo un cometido algo más difícil que el de telonera. Con este concierto retransmitido en directo, Catalunya Ràdio inauguraba la conmemoración de su 30º aniversario. La primera voz que se escuchó en aquella emisora fue precisamente la de Victoria. Y Halle interpretó con gran elegancia y sensibilidad las mismas canciones de Franz Schubert, Johannes Brahms y Richard Strauss que se escucharon en la inauguración de aquella estación.

Tratándose de un concierto conmemorativo, la velada tuvo una vertiente muy institucional con la presencia del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, y de responsables de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals y de las emisoras públicas. Escuchando los discursos de estos representantes podía parecer que estaban hablando de la BBC Radio 3 y no de una emisora que es una cenicienta a la que constantemente se le regatean medios. Los profesionales que han logrado que Catalunya Música haya sobrevivido 30 años en una situación de precariedad merecen todo el aplauso. No lo merecen quienes han permitido y permiten este estado.

El LIFE Victoria se toma un breve descanso hasta el 13 de diciembre en que la soprano Elena de la Merced, la mezzosoprano Carol García y el barítono David Menéndez, acompañados al piano por Rubén Fernández Aguirre, presentarán la integral de la obra para voz de Enric Granados.  

Una semana más tarde, el barítono Joan Martín-Royo interpretará el ciclo de canciones 'Dichterliebe' ('Amor de poeta'), de Robert Schumann, y varias canciones nocturnas de Franz Schubert. Cerrará el festival el 21 de diciembre la soprano Maria Katzarava que dejó tan buena impresión la pasa temporada en el Liceu y en Festival de Peralada.

  

0 Comentarios
cargando