Ir a contenido

LA RATIO

Uno de los argumentos de Bankia en el juicio sobre preferentes es que ya ha devuelto el dinero a 167.000 inversores en productos híbridos como preferentes, sea por arbitraje -voluntario-, o por sentencia. Este volumen de afectados, que no llega al 20% del total en el sistema financiero español, revierte el argumento:sabían que había engaño, ocultación parcial o como se quiera.Y más desde el 2003, cuando los inversores institucionales, que sí sabían que las preferentes eran un activo de riesgo y por eso apostaban por él, deshicieron posiciones ante al acecho de algunos reguladores y fiscales.

En sentido estricto, los clientes están rescatando sus ahorros, "recuperan por la fuerza o por precio" (diccionarios) lo que era suyo. Por el reciente libro de Andreu Missé, La estafa de las preferentes, hay suficientes indicios de que hubo delito, voluntad de engañar estafar. En inglés, rescatar es to bail, lo que ha dado lugar a dos términos financieros importantes en Europa: bail in es cuando ante un banco con errores de gestión primero pagan accionistas, bonistas, preferentistas... y al final los clientes. Bail out es cuando empiezan por pagar los contribuyentes.Los preferentistas de Bankia han pagado dos y hasta tres veces. ¿Quién reparará el daño moral? 

0 Comentarios
cargando