Ir a contenido

La rueda

El futuro del Born

Andreu Pujol Mas

Hace unos días, un exvicerrector de una universidad catalana me expresaba su preocupación por las políticas culturales municipales. Me comentaba que demasiado a menudo se tiende a asumir un papel secundario en la cultura y que las concejalías de la materia caen frecuentemente en manos de gente que no tiene los conocimientos ni la sensibilidad suficientes. «¿Verdad que nos parecería intolerable que desde las políticas sanitarias se fomentase el curanderismo?», me puso como ejemplo inapelable. La cultura no puede ser vista como un elemento secundario o un relleno.

Me viene a la mente el caso de Barcelona ahora que Collboni se cuidará de la concejalía de Cultura, y la verdad es que me inquieta. Justo antes de las pasadas elecciones municipales se refirió al Born Centre Cultural como «el Valle de los Caídos del independentismo». La comparación de un yacimiento arqueológico del siglo XVIII con un mausoleo fascista erigido con trabajos forzados no puede ser hecha solo desde el desconocimiento, sino desde la mala intención. Aún más teniendo en cuenta que el yacimiento es el testimonio de una represión contra los habitantes de la ciudad que quiere cogobernar. Sin embargo, la fijación con el Born es anterior al pacto con el PSC, y ya hace tiempo que se comenta que las salas cambiarán de nombre -por ejemplo, existe la intención de eliminar la referencia al general Moragues- y el hilo conductor ha ido desviándose hacia temas que no tienen relación directa con las ruinas que allí se pueden observar. Que los visitantes del Born puedan extraer conclusiones relacionadas con el independentismo o con las relaciones entre Catalunya y España no da derecho a ocultar o falsear la historia que allí se testimonia. Si el concejal de Cultura de Barcelona no sabe distinguir entre la propaganda franquista y un espacio que nos ayuda a entender la vida en la Barcelona barroca ya nos podemos ir preparando.

0 Comentarios
cargando