Ir a contenido

La rueda

Gobernar con la mafia

Andreu Pujol Mas

Desde finales de la semana pasada que sonaba con fuerza la inminente incorporación del PSC en el gobierno municipal de Barcelona dado que los concejales ya se habían empezado a despedir los trabajadores de algunas de sus carteras. Es por ello que la propuesta hecha por Alfred Bosch en el Nueva Economía Fórum, en la que planteaba un gobierno similar al que se produce en la ciudad de Badalona -donde Guanyem Badalona En ComúERC e ICV llevan las riendas del Ayuntamiento-, nunca fue tenida en cuenta por Ada Colau, que ni siquiera se dignó a dar una respuesta.

La rumorología ha pasado a ser una realidad cuando se ha sabido que el candidato socialista en las últimas elecciones, Jaume Collboni, llevará las carteras de Cultura, Deportes y una parte de la de Economía, y que se están terminando de pulir los flecos del pacto definitivo. Colau se convierte en una víctima más de la hemeroteca y pacta con una formación a la que había acusado de llevar a cabo «prácticas mafiosas». También había afirmado que no pactaría «con los partidos del régimen», en referencia al PSC y CDC. Aparte de esta alianza aparentemente repentina con la «mafia» y el «régimen», lo que más sorprende es la predilección por hablar con la tercera fuerza de izquierdas de la ciudad, antes que con la segunda. La estrategia, con ERC es similar a la que ha aplicado a nivel español el PSOE con Podemos durante las negociaciones de esta breve legislatura: Podemos solo podía hacer de comparsa de un pacto preestablecido. Los aires de cambio de la nueva política han durado poco. Colau y su formación apuestan por repetir el esquema que ha servido para gobernar Barcelona durante más de tres décadas, solo con un cambio en la correlación de fuerzas. Todo porque los socialistas son el socio más cómodo: el que, a diferencia de ERC y la CUP, no planteará ningún verdadero reto al statu quo y siempre callará para mantener la cuota del tan añorado poder.

0 Comentarios
cargando