Ir a contenido

Al contrataque

Menos mal que no pasa nada

Antón Losada

En apenas una semana a la política española ya no la conoce ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra

Nos ha faltado una semana más de campaña, proclamaron desde Podemos en plena euforia de la noche del 20-D. Ahora seguramente pensarán que les están sobrando una cuántas semanas de precampaña. Solo falta que Juan Carlos Monedero convoque un duelo al amanecer entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. El arma elegida serían las citas de 'Juego de tronos'. El primero que falle una referencia se verá condenado a leerse las obras completas de Felipe González, tribunas de prensa incluidas. Si ninguno yerra podrán dar rienda suelta a tanto amor en una edición interminable de 'Mujeres, hombres y viceversa'.

En el PSOE los mismos barones que anteayer querían celebrar el congreso extraordinario cuanto antes para fulminar a Pedro Sánchez con los rayos ultra X de sus baronías, hoy prefieren dejarlo para otro momento porque ya no parece tan fácil matar al secretario general después de tanto nazareno y procesión de Semana Santa. Ya lo decía Tierno Galván. En política uno tiene amigos, enemigos y luego están los compañeros de partido.

Por la derecha andan algo alterados los jóvenes. Reclaman ejemplaridad y regeneración al gran líder Rajoy, quien les puso ahí precisamente por ser un ejemplo de saber tener la boca cerrada y quedar bien aplaudiendo. En el PP ahora les ha dado tan fuerte por los asuntos de la comunicación que no se sorprendan si ven a Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría haciéndose un bailoteo a lo Grease en 'Got talent'. Lo que fuere menester para explicar mejor la 'ley mordaza' a los españoles.

De Ciudadanos apenas sabemos que hay un meritorio de guardia porque Albert Rivera descansa al séptimo día de hacer la Transición. No importa. Esa información era más de cuanto necesitábamos saber.

ATRAPADOS EN UN BUCLE

En apenas una semana a la política española ya no la conoce ni la madre que la parió, que diría Alfonso Guerra. Y eso que según los expertos y analistas desde las elecciones vivimos en un bucle donde nada se mueve, todo parece bloqueado y jamás sucede casi nada interesante. Mejor que así sea, visto lo visto. Si llega a pasar algo se acaba el mundo. Hay gente que no ve un terremoto hasta que se le cae la casa encima.

Dice Harry el sucio que las opiniones son como el culo, todo el mundo tiene uno. Igual sucede con las estrategias. Hay alguno que incluso tiene dos o tres y se acaba perdiendo entre tanta variedad. Muchos de nuestros líderes y candidatos parecen muy seguros de que la ciudadanía y los votantes se han quedado con el corazón encogido y la respiración contenida aguardando expectantes el último movimiento genial de su liderazgo cósmico. Ya verás qué disgusto se van a llevar cuando comprueben que la gente tiene cosas más importantes que hacer y asuntos más acuciantes para preocuparse.

0 Comentarios
cargando