Se lee en minutos
Imagen aérea de la Villa Olímpica.

Imagen aérea de la Villa Olímpica. / FERRAN NADEU

Por las calles de la Villa Olímpica, en Barcelona, han aparecido unos carteles en los que se lee: "Si tiene perro, le informamos que en la última semana han muerto tres perros por envenenamiento en este barrio, pero podría haber más víctimas. Rogamos especial cuidado. Gracias". Nadie los firma.

En algunos carteles aparece una fotografía de una especie de pájaro simulado con plumas y maderas acompañada del siguiente texto: "Veneno para matar perros. Trampas en forma de pájaro por zonas de la playapipicanes y jardines de la Mercè Plantada". Y se insiste en que tres perros murieron por los efectos de este veneno.

La convivencia entre propietarios de perros y ciudadanos a los que no gustan estos animales, les temen o temen que ataquen a sus hijos no es fácil. Sobre todo cuando se trata de perros grandes o de razas consideradas peligrosas. En España, la ley considera peligrosos ocho tipos de perros, entre ellos, los pit bull y los rottweiler y para tenerlos hay que demostrar que se es mayor de edad, cumplir unas determinadas características físicas y psicológicas, disponer de un seguro civil a terceros y pasar una prueba psicotécnica. Para pasearlos, deben llevarlos atados con una correa que no supere los dos metros de distancia.

En la Villa Olímpica hay perros de estas razas moviéndose libremente por los jardines, pipicans o la playa. Y muchos vecinos creen que sus propietarios no cumplen los requisitos que les exige la ley. Las discusiones son habituales en torno a esta cuestión y hay padres que no dejan a sus niños en los patios por miedo a esos perros que campan libremente, a pesar de los carteles que indican que hay que llevarlos atados.

En este contexto es donde han aparecido los carteles de denuncia contra el supuesto envenenador de perros. Los pájaros falsos envenenados, además, pueden atraer también a los niños.

Te puede interesar

La existencia de un misterioso asesino de perros en la Villa Olímpica se ha convertido estos días en 'trending topic' en las conversaciones del barrio, desplazando, incluso, al clásico 'proceso independentista'. Alguien ha recordado en estas conversaciones que hay ciudades de Siria donde este problema no existe. Sus habitantes se han comido a los perros y los gatos porque ya hace tiempo que se han quedado sin alimentos.

La convivencia humana es complicada. La guerra de los perros en la Villa Olímpica se ha llevado la vida de tres animales en una semana. La guerra de Siria, la de 300.000 personas en los últimos cinco años.

Temas

Perros