2
Se lee en minutos
Raül Romeva, eurodiputado de ICV, en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Raül Romeva, eurodiputado de ICV, en una entrevista en Catalunya Ràdio. / CATALUNYA RÀDIO (CATALUNYA RÀDIO)

Los independentistas de izquierdas han vivido las últimas horas con el 'corazón partío'. La lista de las entidades soberanistas con políticos en activo de CDC y ERC, es decir, con Artur Mas Oriol Junqueras, era una solución electoral muy satisfactoria para el 'tietisme', para los más convencidos, pero cerraba el perímetro con los indecisos, aquellos que no tienen claro si la independencia es la solución para Catalunya. El anuncio del preacuerdo Mas-Junqueras suponía, para los 'indepes' de izquierdas, un jarro de agua fría porque el 'president' se salía con la suya y, de alguna manera, salvaba la piel con un cambiazo de ERC por UDC.

El desconcierto en las filas republicanas coincidía con la euforia descontrolada de los convergentes, y así las cosas el primer 'frame' del acuerdo de ANC, Òmnium y AMI -se olvidaron de Súmate, una desconsideración- con CDC y ERC parecía más una salida para animar a los soberanistas deprimidos por la victoria de Ada Colau en Barcelona y la irrupción demoscópica de una Catalunya en Comú de Podemos e ICV que no una apuesta para ampliar el perímetro del independentismo de los últimos años. Era un salvavidas para el hábil 'president' Mas y una renuncia, demasiado generosa, por parte de Junqueras.

FEDERALISTA DESENGAÑADO

Noticias relacionadas

No obstante, el anuncio de este miércoles de los tres primeros nombres de la lista independentista por Barcelona supone un leve giro en el ánimo de los independentistas de izquierdas que empezaban a plantearse su voto por la CUP para evitar dar apoyo a una CDC refundada y maquillada en la lista 'unitaria'. El nombre de Raül Romeva como número uno de 'la lista' por Barcelona es un guiño a ERC y pretende ser un tapón a la fuga de votos de izquierdas -o anti-CiU, que 'haberlos haylos'- hacia la CUP o la candidatura que se esté articulando entre Podemos e ICV. Romeva fue eurodiputado por ICV-EUiA y dejó la militancia de Iniciativa, dolorosamente, tras convertirse al independentismo y observar que los de Joan Herrera, su amigo personal, no se movían más allá de la defensa del 'derecho a decidir' de los catalanes. La operación Romeva, pues, debe interpretarse en clave 'giro a la izquierda', golpe bajo a los 'podemitas' y el mundo de Iniciativa. Es un federalista desengañado.

Carme Forcadell Muriel Casals son, por contra, los nombres que más pueden satisfacer al 'tietisme' independentista. Son nombres de bandera de la Assemblea -el actual presidente, Jordi Sànchez, sería motivo de polémica por sus maniobras clandestinas para poner la ANC al servicio del 'president'- y de Òmnium, las dos entidades que han tenido un protagonismo relevante durante 'el procés'.