3
Se lee en minutos
De activista a edil 8 Ada Colau votó, rodeada de una gran expectación, en el centro cívico La Sedeta de Barcelona.

De activista a edil 8 Ada Colau votó, rodeada de una gran expectación, en el centro cívico La Sedeta de Barcelona. / FERRAN SENDRA

Una compañera de redacción comenta que si Catalunya fuera TwitterOriol Junqueras sería 'president' de la Generalitat. La frase pretende desmontar una cierta fascinación por las redes sociales que experimentamos los periodistas y relativizar el ruido en el entorno digital. Los líderes y la agenda de Twitter no coinciden con los del mundo real, intenta decir la frase. Y eso era cierto hasta que durante la reciente campaña electoral en Barcelona hemos podido comprobar que Ada Colau Barcelona en Comú figuraba en primer lugar en menciones, tendencias y seguidores en Twitter todos y cada uno de los días previos a los comicios. Los ciberactivistas de Barcelona en Comú han sido los más activos, persistentes y creativos, y su candidata Colau, la más citada en Twitter. Que la futura alcaldesa figurase como el personaje catalán en política con más seguidores en Twitter era una anécdota. Que en todos los debates televisados fuera la más ruidosa en el entorno digital era una anécdota. Que sus tuits tuvieran foto, que sus activistas gastasen sentido del humor con 'fakes' o 'trolls' y que se organizaran como una legión a golpe de mensaje en WhatsApp Telegram era otra anécdota. Y de anécdota en anécdota hasta la bipolarización --grave error propiciado por el propio Xavier Trias, que ninguneó a otros candidatos para intentar captar todo el voto útil 'de orden'-- en los medios y, como diría la canción, en las calles y las plazas.

El 'run run' 2.0 era evidente, pero los medios nos centrábamos en otros asuntos. Recuerden, si Twitter fuera Catalunya, Junqueras sería 'president'. Por tanto, no podía ser que Colau y sus ciberactivistas lograran conquistar la Barcelona real. Pues muy bien... el 'run run' que sonaba en las redes estalló la noche del domingo, 24 de mayo, con el sondeo de TV-3. Las encuestas de 'El Periòdic d'Andorra' apuntaban a un resultado muy ajustado entre Trias y Colau. Algunos podían pensar que se trataba de una maniobra para mantener el pulso y acabar de canalizar el voto anti-Colau en favor del alcalde. Nada más lejos de la realidad. La cosa iba en serio, porque era el 'run run' demoscópico. Y los que estábamos en Twitter decíamos que algo pasaba, que ojo al parche. El vídeo del 'run run' de la candidata o la foto de la Colau activista de años atrás disfrazada y asaltando un acto de Imma Mayol no solo no se giraba en contra de Barcelona en Comú sino que era ruido social y mediático a favor suyo. Reputacionalmente, un diez.

La noche del debate de candidatos en BTV, ese debate con sabotaje incluido, los analistas del programa posterior nos dedicamos a valorar el impacto de unos y otros en Twitter. Alguien debería pensar que era una frivolidad, una apuesta de cara a la galería de la televisión pública local. La conclusión de aquel debate en Twitter fue que Colau superaba a Trias en referencias, y que Alfred Bosch no se quedaba muy lejos. También que la CUP, a pesar de no estar físicamente presente en el Casino l'Aliança del Poblenou, conquistaba el 'hashtag' como si dispusiera de representación municipal, o más. Los analistas éramos unos 'frikis', unos marginales que teorizábamos sobre tuits, perfiles y guerra de guerrillas digitales.

Noticias relacionadas

La Barcelona real y la Barcelona Twitter han confluido, como las fuerzas de Barcelona en Comú, y el resultado ya es conocido. Lo del 24-M en España, Catalunya y Barcelona es muy pero que muy potente. En Barcelona, la activista de la PAH y sus ciberactivistas han logrado una victoria que parecía improbable en los círculos del mundo analógico. Han marcado la pauta de la cibercampaña y, en el ámbito tradicional, han superado los obstáculos. Mientras los 'spin doctors' analizaban la ropa y aspecto de los candidatos, o la oportunidad de una frase u otra, la candidata mantenía un papel discreto inversamente proporcional al ruido 2.0. Los 'trolls' nacionalistas solo certificaban que Colau estaba siendo la reina del TT. Las plazas y las calles confluían en las redes, y ahora empieza una nueva etapa interesante más allá de otras consideraciones.

Si la nueva política y la transparencia van ligadas, en el entorno digital se auguran novedades. La Barcelona del Mobile que da un giro a la izquierda ha empezado a lanzar un mensaje en las urnas. Seguiremos a los nuevos concejales y monitorizaremos su actividad digital para comprobar si son coherentes o si prefieren cometer los mismos errores de la vieja política abandonando sus perfiles una vez obtenido el voto.