Ir a contenido

pantallas

Los Angeles Screenings

Mikel Lejarza

Desde mediados de este mes se celebran lo que en el sector televisivo se conocen como los LA Screenings , los visionados de Los Ángeles. El evento suele comenzar previamente en Nueva York, donde se muestran tráileres de los principales programas y series que formarán parte de las programaciones de las principales cadenas de televisión de EEUU cuando comience la nueva temporada, a partir de septiembre. Fundamentalmente, se hace para el sector de la publicidad. Unos días después , ya en Los Ángeles y para las cadenas de todo el mundo, se muestran los primeros episodios y los pilotos  completos. El proceso es un ejemplo de la enorme madurez de la industria de EEUU de producción de contenidos audiovisuales. Porque ya en mayo tienen decididas las parrillas de programación que no comenzarán hasta pasados al menos tres meses, y además las hacen públicas para anunciantes, público, críticos y clientes de todo el mundo. Cada uno de ellos es citado durante todo un día por uno de los grandes estudios, y en unas comodísimas instalaciones les presentan todo el material que han ido preparando en meses anteriores y que será su propuesta para el año siguiente. Así, un posible comprador acude un día a los estudios de Universal, otro a Fox, otro a Disney, otro a Warner, o a Sony, y en poco más de una semana recibe una información privilegiada de lo que veremos en todo el mundo durante los 12 meses siguientes. Evidentemente, todo está pensado para vender las series, pero aunque se negocian contratos y se cierran adquisiciones, el evento es sobre todo un visionado con antelación que ayuda a quien asiste, no solo a prever lo que está por venir, sino también a actuar en consecuencia. Por ello, a los clientes originales (los compradores de cadenas de todo el mundo), se han ido añadiendo productores de todo el mundo que acuden a informarse y a aprender . Nada que ver con otros eventos como las ferias de Cannes o el Natpe, que son esencialmente mercados de compra y venta puros y duros. En Los Ángeles estos días se muestra el futuro. Pero las nuevas tecnologías lo han cambiado todo, y también han terminado por afectar a este evento único: ya no hay que desplazarse hasta Los Ángeles para ver lo que allí se exhibe. Ahora ya sabemos, incluso con antelación, lo que se presentará. Todo va más deprisa. Desde marzo se conoce, por ejemplo, que las cinco cadenas generalistas de EEUU han encargado 85 nuevas series, frente a las 92 del 2014, y que este descenso afecta fundamentalmente a la comedia: solo aquellas con carácter de «familiares» parecen tener un futuro asegurado, junto a las que transcurren en el lugar de trabajo de sus protagonistas. El resto son dramas y, entre ellos, el género más abundante y que parece marcará la tendencia  es el drama thriller, mientras que lo policial sigue gozando de buena salud. Para amantes de las cifras, este año solo 5 pilotos han pasado a serie (15 en el 2014); habrá 7 adaptaciones extranjeras (14 el año anterior ); 5 serán adaptaciones de filmes ( 2 en el 2014) y 8 pilotos están basados en la vida de sus creadores. Parece por tanto que hay más personajes que ideas. Quizá sea un signo de los tiempos. Veremos.

Temas: Series