La rueda

En peligro de extinción

Hay que saber revertir el negro futuro que se augura a los jóvenes en el sector de la comunicación

1
Se lee en minutos

El día que terminé la carrera de Ciencias de la Información lo hice con el convencimiento más absoluto de que la última cosa a la que me dedicaría sería el periodismo. Esto se explica porque en aquellos años y en esa facultad, cada curso todos los profesores, o casi todos, nos repetían de manera sistemática y metódica que no sabían qué hacíamos allí, que la cosa de la comunicación estaba fatal y que nunca encontraríamos trabajo como periodistas. La verdad es que, objetivamente, tenían razón: en aquellos tiempos, inicios de los 80, en el país solo había cuatro periódicos, tres radios y una televisión, y encima, por si fuera poco, el mundo de los medios era un mundo cerrado y de difícil acceso.

Afortunadamente, la situación cambió y estos últimos años hemos vivido una auténtica revolución de la comunicación que ha transformado y mejorado nuestras vidas. Los medios tradicionales y los nuevos, especialmente la industria audiovisual, se han convertido en un sector estratégico que, más allá de los valores intangibles que aporta, ha servido para generar riqueza y crear miles de puestos de trabajo. Esto ha significado que también se haya incrementado la oferta universitaria dirigida a este sector. En Catalunya hay actualmente nueve universidades de las que salen cada año 400 nuevos profesionales de la comunicación dispuestos a incorporarse a este mercado de trabajo. A estos jóvenes, infinitamente mejor preparados que nosotros cuando salimos de la universidad, se les augura también un futuro muy negro. Es lo que denunciaron de manera dramática la semana pasada los Productors Independents de Catalunya con el apoyo de algunas universidades al afirmar que el sector está «en peligro de extinción». Una situación que hemos de saber revertir, no solo para mejorar las perspectivas de futuro de estos jóvenes sino, sobre todo, para salvar un tejido industrial y cultural que es vital para nuestro país.