Ir a contenido

¿Por qué se habla de la "revolución kurda de Siria"?

Jordi Vàzquez

Desde hace unas semanas, a raíz del cerco sobre Kobanê (Kurdistán de Siria) se habla de la "revolución kurda de Siria" o la "revolución de Rojava". Rojava (oeste en kurdo), es la parte de Kurdistán bajo administración siria, las zonas kurdas de Siria no tienen continuidad territorial sino que son tres enclaves aislados entre sí. El gobierno sirio a menudo ha perseguido los kurdos de Siria, un 10% de la población, y asentado en su territorio a colonizadores árabes para invertir la mayoría étnica.

Cuando comenzó, en 2011, la revuelta contra del gobierno de Bashar al-Asad, la mayoría de los kurdos de Siria optaron por una indefinición entre los dos bandos. Una parte, sin embargo, entró en el Ejército Sirio Libre conocido como FSA por sus siglas en inglés. Este núcleo fundó el movimiento Jabhat al-Akrad. La relación con el FSA fue a menudo tensa y finalmente el 16 de agosto de 2013 era expulsado de la FSA acusado de tener vínculos con el Partido de Trabajadores del Kurdistán.

La llamada "revolución kurda de Rojava" comenzó el 19 de julio del 2012, cuando las tropas del gobierno iniciaron una retirada progresiva de las zonas kurdas. Fue entonces cuando emergió como una fuerza determinante las Yekîneyên Parastinê Gel (Fuerzas de Defensa Popular, YPG) inspiradas por Partiya Yekîtiya Democrat (Partido de la Unión Democrática, PYD) miembro de la Confederación Democrática del Kurdistán junto con el Partiya Karki Kurdistán (Partido de los trabajadores del Kurdistán, PKK).

Los ejes aplicados a las reformas

El movimiento encabezado por el PYD y las YPG puso en marcha entonces unos mecanismos de transformación social inspirados claramente en el comunalismo kurdo confederalismo democrático. Estas medidas han sido la llamada "revolución":

- Impulso de la convivencia entre todas las minorías, sexuales, religiosas y sobre todo étnicas. Este modelo sí ha sido revolucionario en la zona donde, a menudo, se ha tratado de imponer una fe o una nación a quien no la compartía.

- Reforma del sistema de enseñanza pasando del modelo autoritario arabitzador de Bashar al-Àsad por un modelo de respeto a todas las etnias. No sólo la lengua sino que se ha pasado del nacionalismo árabe como modelo educativo a uno de respeto hacia la diferencia. Fue a Efrîn donde comenzaron las clases de kurdo el año 2012. La enseñanza en kurdo comenzó con un centenar de alumnos en la villa de Durakliya. En sólo dos años se han formado un millar de maestros de kurdo de los que 700 trabajan en la esquina de Efrin. De ellos hasta 550 son profesoras. El año 2.013 hasta 4.000 alumnos hicieron exámenes de lengua kurda. Efrîn, Qamishli y Kobanê, abrieron en enero de 2.014 academias de lengua kurda. En mayo de 2.014 se ofrecían cursos de kurdo en escuelas de Cizîrê; a cargo de unos 3.000 maestros a cerca de 50.000 alumnos.

- Establecimiento de asambleas populares soberanas en villas y barrios soberanas, no son consultivos sino toman las decisiones finales aplicando el principio de subsidiariedad y sin intromisión de los gobiernos cantonales. Cada asamblea local procura mantener un equilibrio étnico. En cada caso, como mínimo, una de las consejeras ya de ser mujer.

- Establecimiento de una economía no capitalista centrada en el beneficio sino en la ayuda mutua y la colaboración comunitaria, en este sentido se han construido cooperativas, como las 23 que funcionan sólo en la zona de Dirbêsiyê.

- Se ha impulsado el reconocimiento de las mujeres, como parte de la sociedad, no desde un paternalismo sino dejando espacios sociales en sus manos. Todos los cargos institucionales de peso son compartidos por un hombre y una mujer; así por ejemplo la dirección de la asamblea constituyente de Rojava con Saleh Muslim Asya Abdullah. Dirección no supone corrupción. La propia Abdullah y el gobierno local de Kobanê, con su alcalde a la cabeza, son ahora mismo en el frente de combate en lugar de haber huido ante la ofensiva islamista. Las instituciones con poder decisorio deben estar formadas en un mínimo de un 40% de mujeres.

- Proclamación de tres esquinas autónomos (Efrîn, Kobanê y Cizîrê) más un barrio de la ciudad de Alepo con una extensa red de organización social donde podemos encontrar, aparte del PYD y las milicias kurdas y asirias, el Instituto para la lengua kurda, el Movimiento de la Educación y la Enseñanza o el Movimiento por la Sociedad Democrática, que reúne las diferentes asambleas de base.

El confederalismo democrático, promovido por el dirigente kurdo Abdullah Ocallan, es la base teórica de este proceso donde:

- La política pasa a ser prioritaria en el estado.

- La organización política es prioritaria al partido.

- La subjetividad política es prioritaria a la clase.

El modelo de nación-estado moderno, según Öcalan, busca la homogeneidad cultural y deriva en un nacionalismo imperativo, exclusivo e intolerante. La población no tiene derecho a las diferencias y debe optar entre asimilación (genuina o superficial), emigrar o sufrir un genocidio.

El modelo social y político del Kurdistán de Siria es hoy un ejemplo claro de la aplicación de las propuestas de confederalismo democrático. Los tres cantones autónomos practican las directrices de democracia de base y equitativa. Los efectos de la guerra, sin embargo, han evitado su implementación completa.