11 jul 2020

Ir a contenido

Los sábados, ciencia

Entender y manipular el cerebro

Salvador Macip

Los avances actuales nos llevan a pensar que algún día llegaremos a jugar con los recuerdos

Una de las cosas que hace que hoy en día la ciencia sea tan apasionante es que constantemente está acortando distancias con la ciencia ficción. Por muy fantástica que sea la idea que se le pueda ocurrir a un escritor, a menudo ya se han dado los primeros pasos para poder convertirla en realidad en un futuro relativamente cercano. A veces, parece que el único límite que tengamos los humanos deba ser nuestra imaginación. Pensaba en esto la semana pasada cuando, hojeando la revista Science, tropecé con un artículo que parecía sacado de un libro de cuentos de Philip K. Dick. En él, unos científicos de la Northwestern University, en Chicago, explicaban que habían logrado incrementar las funciones de una zona del cerebro llamada hipocampo usando solo unos impulsos electromagnéticos leves. Dicho de otro modo: con un simple imán, habían aumentado las capacidades de la memoria de un grupo de voluntarios.

La técnica que habían utilizado no es nueva. Se llama estimulación magnética transcraneal (TMS, por sus siglas en inglés) y se basa en poner sobre el cráneo unos imanes que pueden enviar pulsos a áreas muy concretas del cerebro, aunque estén lejos de la superficie. En este caso, la zona elegida era el hipocampo; hace tiempo que se sabe que está relacionada con cómo creamos y conservamos recuerdos. Durante 20 minutos al día, 16 personas sanas recibieron una sucesión rápida de ondas electromagnéticas dirigidas a este punto. Cinco días después de seguir el tratamiento, se les hicieron unas pruebas de memoria. Entonces vieron que los resultados eran un 25% mejor que los de los tests a los que se les había sometido antes de comenzar el experimento. Además, usando aparatos de resonancia magnética observaron que tras la estimulación había aumentado notablemente la comunicación entre el hipocampo y el córtex parietal, otro área del cerebro que participa en los procesos de memoria.

EL trabajo es una prueba concluyente de que podemos manipular el cerebro con procedimientos relativamente sencillos, mejorando incluso de esta manera las redes biológicas de transmisión de información. Quedan aún muchas preguntas por responder, claro. Por ejemplo, no sabemos cuánto duran los cambios que provoca la TMS, ni tampoco entendemos aún porque las ondas electromagnéticas aumentan la actividad neuronal de manera tan clara. Sin embargo, esta tecnología ya se ha probado con cierto éxito para tratar enfermedades tan diversas como la migraña o la depresión, y quién sabe para qué más servirá.

Recuerdo falso para un ratón

Utilizando técnicas considerablemente más invasivas, por ejemplo activando neuronas específicas con impulsos lumínicos, se han conseguido logros aún más espectaculares. Por ejemplo, el año pasado unos científicos del Massachusetts Institute of Technology (MIT) implantaron un recuerdo falso en el cerebro de un ratón, hasta el punto de que el animal creía que había recibido un choque eléctrico en una jaula cuando en realidad esto había sucedido en un lugar completamente diferente. El mismo grupo ha publicado un nuevo estudio en Nature, hace solo unos días, en el que demuestra que también pueden hacer lo contrario: eliminar un recuerdo traumático del cerebro del ratón y sustituirlo por una emoción positiva. Hay que tener presente que estos animales están modificados genéticamente para que su cerebro responda a la luz (una técnica que se llama optogenética), lo que hace que el sistema no se pueda aplicar directamente en humanos. Todavía estamos lejos, pues, de poder adquirir recuerdos falsos de unas vacaciones en Marte, como quería el protagonista de Desafío total, pero parece que no es un sueño imposible.

Los resultados nos sirven para darnos cuenta de que un órgano tan complejo y poderoso como el cerebro, que determina cómo somos y nos otorga las capacidades de crear y sentir, no deja de ser un conjunto de células y sustancias químicas que, con los conocimientos que tenemos actualmente al alcance, ya podemos manipular de alguna manera. Y esto acaba de empezar. Quizá algún día encontraremos realmente la forma de jugar con los recuerdos. O tendremos máquinas de estimulación cerebral que nos permitirán activar ciertas áreas para poder hacer mejor algunas tareas. Quién sabe si así podremos alterar el impacto de las experiencias que definen nuestra personalidad o incluso modificar los parámetros de lo que llamamos inteligencia.

Estas podrían ser herramientas para hacer algún día un salto cuántico, evolutivamente hablando, pero los dilemas éticos y peligros que genera la manipulación genética -que de momento está prohibida en humanos- son tan grandes que quizá nunca nos podremos beneficiar de ella. Por lo menos, lo que sí conseguiremos con todo esto es entender mejor cómo nos funciona el cerebro, lo que ya será un avance bastante espectacular.