22 feb 2020

Ir a contenido

En defensa de la Federació de Municipis de Catalunya

Xavier Amor

Este año se cumplen treinta y tres años de la constitución de la Federació de Municipis de Catalunya (FMC) con el objetivo de promocionar y defender los intereses de los municipios y de su ciudadanía ante los diferentes gobiernos del Estado y de Catalunya. Más de treinta años de historia donde el municipalismo ha tenido un papel fundamental en los cambios sociales y de vida que ha tenido nuestro país.

Ahora nos encontramos en un momento crucial para la situación de crisis económica, social y política que vive nuestro país. Además, el Gobierno del Estado, con la recientemente aprobada Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, manifiesta claramente su objetivo de debilitar y diluir el papel del municipalismo como uno de los elementos esenciales de la vida política de la nuestra sociedad.

Entendemos que la FMC ha sido y es un instrumento eficaz, no solo para la defensa de los intereses de nuestros ayuntamientos, sino porque simboliza lo que nosotros entendemos que debe ser el eje vertebrador del municipalismo catalán.

Para nosotros, el municipalismo debe tener como base principal el servicio a la ciudadanía y la defensa del principio de autonomía local. Las personas y el papel de la ciudadanía como sujeto transformador y creador son valores que la FMC ha defendido desde el primer día y que, incluso, están reflejados en sus estatutos.

El principio de autonomía local y de independencia respecto a los gobiernos de Catalunya y del Estado es otro de los fundamentos en la actuación del día a día de la FMC. Independientemente del color político de los gobiernos respectivos. Solo hay que consultar las hemerotecas para ver el posicionamiento que ha tenido la FMC a lo largo de su historia.

Desde hace tiempo, las dos entidades municipalistas de Catalunya están actuando de forma coordinada ante muchos temas que afectan al mundo local. Esto es un valor añadido a la defensa de los intereses municipales y refuerza los planteamientos que se hacen desde cada una de ellas, respetando las respectivas visiones particulares del municipalismo.

A pesar de esta unidad de actuación, las diferencias entre las dos entidades municipalistas son importantes y profundas.

Ante un municipalismo identitario, el municipalismo social que se defiende desde la Federació de Municipis de Catalunya.

Ante un municipio, un voto, la representación de cada municipio en función del número de habitantes. Entendemos que esto garantiza profundamente la representatividad de los municipios y su ciudadanía.

Por delante de la ruptura con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) entendemos que, independientemente del momento actual, la aportación que ha hecho el municipalismo catalán a muchas de las cuestiones abordadas en el seno de la FEMP, ha sido capital y, por tanto, entendemos que se debe seguir manteniendo las relaciones con esta entidad.

Por último, la FMC siempre ha actuado con lealtad institucional ante los diferentes gobiernos de la Generalitat, pero siempre poniendo por delante la defensa de los intereses de los municipios y de sus ciudadanos. Esto nos ha llevado --a veces-- discrepancias con los diferentes partidos políticos a los que pertenecen nuestros alcaldes, ya que en ocasiones no son coincidentes las propuestas políticas con la realidad municipal, que es la que la FMC defiende.

Nosotros queremos que la FMC lidere el municipalismo catalán con temas como la propuesta de reforma del sistema de financiación local, que garantice la viabilidad y sostenibilidad futura de los municipios y de los servicios que prestan a los ciudadanos. Como también hacer frente a la gran desafección de la ciudadanía en los políticos y en las instituciones, hay que apostar por un cambio en profundidad para apuntar los pilares del sistema democrático.

Y también la apuesta por espacios de reflexión de cuál es el futuro de la política y de la administración local, para que el municipalismo necesita referentes para hacer frente a los viejos y nuevos retos. En definitiva crear una plataforma de discusión del municipalismo del siglo XXI.

Defendemos un municipalismo ligado a la ciudadanía y esta es la razón de ser de la FMC. En este sentido los alcaldes socialistas seguiremos defendiendo, y sin renunciar al debate rigurosos y la unidad de acción en el municipalismo y no sobre tacticismos coyunturales que de nada ayuda a resolver los problemas que tiene la ciudadanía y sus municipios.