08 ago 2020

Ir a contenido

La transparencia de Montoro

Sílvia Cóppulo

Hay que agradecer a Montoro la transparencia. No la de las cifras, sino la de las letras. No se inmutó cuando anunció que no publicará más las balanzas fiscales. Según como se contara, resultaba que Catalunya aportaba o 17 mil millones o menos 11.000 más de lo que España le devuelve.

Montoro añade que, como en Catalunya hay personas que cuando ven estas cifras se hacen independentistas, lo mejor que se puede hacer es que no las vean y así se frena la tendencia al soberanismo. Y se ha inventado otro sistema que ya no se basa en lo que pagan las autonomías en el Estado, de manera que se pueda ir aguando el concepto de Catalunya. Mañana hablaremos con Ángel de la Fuente, uno de los tres economistas que tienen el encargo de encontrar un método que no provoque independentistas. De momento ya sabemos que ha hecho los deberes, porque ya ha avanzado De la Fuente que Catalunya, más o menos, está en la media de lo que pagan otras autonomías...

Hace tres siglos, en 1716, el fiscal del consejo de Castilla enviaba a los corregidores del Principado de Catalunya una instrucción secreta, que decía.... "pero como a cada Nación parece que señaló la Naturaleza su idioma particular, tiene en esto mucho que vencer el arte y se necesita de algún tiempo para lograrlo, y más cuando el genio de la Nación como el de los Catalanes es tenaz, altivo y amante de las cosas de su País, y por eso parece conveniente dar más indicaciones y providencias muy templadas y disimuladas, de manera que se consigna el efecto sin que se note el cuidado..."

¿Cómo es que ahora no les preocupa que se note el cuidado? A menudo nos detenemos a decirnos: ¿A quién beneficia? ¿A ellos mismos? ¿Dan por perdida Catalunya en votos pero ganan más en el resto de la península? O quizás simplemente todo es mucho más sencillito y, más allá del cálculo electoral, la clave es que saben que en estos trescientos años han montado unas estructuras de estado al servicio de España, ¿qué les otorga altivez y descaro?

Necesitamos mucha inteligencia política, perseverancia, determinación y seguramente un punto de heroísmo. O la maquinaria nos aplastará notándose el cuidado. ¿Y qué?, dirían.