08 ago 2020

Ir a contenido

El Gobierno español ocupa Barcelona

Sílvia Cóppulo

El presidente del Gobierno español, la vicepresidenta española y varios ministros desembarcaron ayer en Barcelona. Era el acto de clausura de la convención del Partido Popular. Que haya tantos miembros del Gobierno español moviéndose por Catalunya ocupando el espacio, en medio de sonrisas y abrazos mutuos, tiene un alto contenido simbólico. Ocupar el territorio forma parte de cualquier ofensiva.

Con tono amable y rotundo, Rajoy se vistió con americana y corbata, que es como van los presidentes que quieren actuar de presidentes de un territorio --en este caso, Catalunya-- y no como líderes de partido cuando hablan de su partido el fin de semana.

Ayer los dirigentes del Gobierno español ocupaban la capital de Catalunya y trataban de hacerlo con naturalidad. Rajoy reiteraba que estaban en un territorio de España, un bien indiviso en palabras de este registrador de la propiedad. Que reiterara que no habrá referendo mientras él sea presidente no quita trascendencia a sus palabras. Que no presentara su anunciado plan para Catalunya tampoco acabó de sorprender. Que no cortará el grifo de las ayudas a Catalunya ni le perturbará la posibilidad de recuperarse económicamente quiere decir lo mismo; que esgrime el poder que tiene y que se otorga.

La autonomía no supone la transferencia de la soberanía, no otorga propiedad, remachaba. ¿De quién es Catalunya, pues? Hace falta tiempo, acciones y sobre todo mucha determinación para que el tablero español acepte que el juego es esencialmente del pueblo catalán.