tú y yo somos tres

Aventura, pero sin pelotas

1
Se lee en minutos

Una astilla clavada en el pie del aventurero (Discovery Max).

Expectación en casa ante el estreno de Aventura en pelotas en el canal Discovery Max. ¡Ahh! Esperábamos grandes cosas de este experimento. No obstante, la decepción ha sido grande mientras íbamos viéndolo. De entrada, se han quedado cortos, cortísimos, en el repertorio de criaturas aventureras: solo dos. Un forzudo llamado EJ y una virtuosa dama madurita de nombre Kelly, incrustados en algún lugar del parque nacional tanzano del Serengueti. Hombre, está demostrado que estos ejercicios de supervivencia, en grupo funcionan mucho mejor. Para crear un buen espectáculo selvático se necesita personal. En segundo lugar, hemos advertido que el reclamo de «¡En pelotas!» ha sido tramposo. No hemos visto ni una bola. Ni una pelota.  A Kelly le difuminaron el frontis. A EJ le pixelaron el cacahuete. Y, además, iban todo el rato tapaditos con un zurrón. ¡Ahh! Eso desilusiona enormemente a la audiencia. Tampoco hemos visto ningún animalito peligroso que les atacase en ningún momento. Esperábamos que algún león, aunque fuese de atrezzo, les lanzase algún rugido. Pero nada. El único rugido que escuchamos fue el del estómago del forzudo EJ cuando estaba hambriento. Y el único alarido fue un momento de dolor cuando se clavó una astilla en el pie. Le tuvieron que dar una aspirina. ¡Ahh! Es tremendo cuando un programa se anuncia con sensacionalismo y promete un gran despiporren, y luego resulta que es una mala copia de George y Mildred, o sea, de Los Roper. Aquí lo que nos pasa es que estamos acostumbrados a los tremendos aquelarres de  La isla de los mosquitos, o Campamento de verano, y claro, por comparación, eso del Discovey Max nos parece ñoño. ¡Ahh! Si la señora Kelly hubiese visto a Merceditas enseñando las bragas en T-5, sabría que para lograr una gran excitación nacional no hace falta irse al Serengueti. Basta acercarse a la ratomaquia de Guadalix de la Sierra.

DOS FRASES .- Acaba de comenzar el año y la tele ya nos ha ofrecido dos hermosas frases que invitan a la meditación. «¿Puedo bendecir una gasolinera y no puedo bendecir a dos hombres que se quieren?». Esa la dijo el Padre Ángel en La Sexta noche, denunciando que la Iglesia condene el matrimonio homosexual. «Da más miedo lo que tú cuentas en los informativos que lo que yo cuento en Cuarto Milenio». Esa se la dijo Iker Jiménez al presentador de los informativos de Cuatro, David Cantero.