08 abr 2020

Ir a contenido

Ni con salvavidas flotan

Ferran Monegal

Al igual que aquel desgraciado submarino de la Armada española que estaba en el fondo del mar y no podía subir, así también el programa Uno de los nuestros (TVE-1) es incapaz de salir a flote. Ni las forzadas cabriolas de Carlos Latre, un notable imitador mal ubicado en su impostado papel de presentador, ni el fichaje del showman Javier Gurruchaga consiguen que la gran apuesta de la televisión publica de España para la noche de los sábados ni siquiera llegue al 9%. Conscientes de la magnitud de la tragedia, la productora Gestmusic  va ensayando  fórmulas sobre la marcha para ver si el tinglado sube.  Uno de los inventos consiste en que los propios concursantes se transformen en comediantes, recreando escenas míticas del cine. Por ejemplo,  la del carrito de Los intocables con el niño dentro (que era Gurruchaga disfrazado), y otra de El Padrino. No hay maldad, ni ofensa, en estos intentos; lo tremendo es que el resultado bordea lo patético.

'INFORME SEMANAL' Y EL CIERRE DE CANAL 9 .- No apareció en el Sumario de Informe Semanal el cierre de Canal 9. ¡Ah! No obstante, después del primer tema, del primer reportaje (la conferencia del PSOE) y antes del segundo (el caso de Fagor), hicieron salir de pronto, por sorpresa, a la presentadora Olga Lambea diciéndonos desde el plató que se había cerrado la tele de Valencia «Porque la Generalitat asegura que necesita el dinero para políticas sociales como la Sanidad o la Educación». Este fue el trabajo de Informe semanal sobre Canal 9: exactamente 23 segundos de reloj. O sea, más que informar, lo que hicieron fue sacarse el asunto de encima. Como quien sacude el trapo  de limpiar desde el balcón.

JOSÉ ANTONIO MARINA .- De la colosal corporación RTVE siempre nos queda La 2 como refugio. Esta semana hemos visto una alocución, un toque de atención magistral del profesor José Antonio Marina en Torres y Reyes. En vista del tremebundo éxito que tienen los mensajes en twitter, Marina advirtió: «Es el lenguaje lo que hace que el cerebro evolucione y se transforme. Somos seres lingüísticos. El lenguaje en twitter se basa en la reducción, con lo cual corremos el peligro de reducir nuestra inteligencia. Los mensajes largos podríamos acabar no comprendiéndolos». O sea que una cosa son las virtudes del laconismo (Baltasar Gracián) y otra estrujar el lenguaje y dejarlo en caricatura peligrosa.