07 jun 2020

Ir a contenido

¿Quién es el concejal de Vic amenazado por Anglada?

Saül Gordillo

¿Quién es el concejal de Vic amenazado en televisión por el líder de Plataforma per Catalunya Josep Anglada? Es el concejal de Convivencia y Seguridad de Vic, Joan Ballana, un antigo edil socialista que hace seis años abandonó el PSC para incorporarse a la filas de ERC. Ballana es un avanzado a su tiempo con el giro soberanista de algunos sectores socialistas y luce un perfil transversal en la ciudad.

Este abogado atacado ante las cámaras por Anglada ha conseguido poner nervioso al líder de Plataforma desde su entrada en el gobierno municipal como titular de Convivencia y Seguridad. Que las dos carteras aparezcan juntas, bajo el mismo concejal, ya es una declaración de principios de la estrategia del gobierno de Vic (CiU y ERC) para cortocircuitar la política populista e incendiaria de Anglada con la alta inmigración de la ciudad. Ballana ha copiado el 'modelo Anglada' de puerta a puerta y máxima proximidad pero con una finalidad claramente opuesta. Anglada fomentaba el conflicto convivencial existente, aprovechando sus contactos vecinales y policales, mientras que Ballana hizo público su móvil y se dedica a visitar a los vecinos que le reclaman en sus propias casas para resolver los problemas.

La proximidad bien entendida, una dedicación casi total a la concejalía, trasladar el despacho a las dependencias de la Policia Local y una cierta voluntad de transparencia han convertido a Ballana en uno de los principales rivales de Josep Anglada, que ha convertido su nerviosismo en amenazas en el pleno municipal y en la televisión local de referencia. El líder de Plataforma observa las últimas encuestas, que no apuntan en ningún caso a la entrada de su partido en el Parlament, y que a nivel local va comprobando un cierto declive por razones obvias como el descenso de la inmigración, ya que hemos pasado del efecto llamada a la huída casi masiva por la crisis. El caldo de cultivo de Anglada en su feudo, Vic, está dando un sabor amargo a Plataforma. Las últimas apariciones desesperadas para captar la atención mediática pondrían de manifiesto su propia debilidad.

Y con todo esto sobre la mesa, la política catalana, con el cambio de hegemonía que apuntan las encuestas en favor de ERC, podría impactar en Vic de manera notable. El actual alcalde, Josep Maria Vila d'Abadal, dolido con el líder de su partido, Josep Antoni Duran Lleida, no volverá a presentarse a las elecciones municipales. El convergente de peso de la ciudad, Xavier Solà, cayó en desgracia por el caso de supuesta malversación de fondos en la ACM. La vacante de Vila d'Abadal tiene más de un aspirante, y ante la falta de liderazgo en las filas nacionalistas se abre la incógnita de un posible vuelco en Vic. El nombre de Ballana, diana de los improperios de Anglada, suena en algunas quinielas como alternativa progresista al independentismo de Vila d'Abadal. Es por ello que las salidas de tono hacen buena aquella frase famosa: "Ladran, luego cabalgamos"