Lagarde es una lagarta

Se lee en minutos
Investigada 8 Christine Lagarde, en París, el 14 de junio del 2011.

Investigada 8 Christine Lagarde, en París, el 14 de junio del 2011. / AFP / MARTIN BUREAU

Según la RAE, lagarta es:

1. f. Hembra del lagarto.

2. f. Mariposa cuya oruga causa grandes daños a diversos árboles, principalmente a la encina. El macho es bastante más pequeño que la hembra, de coloración más oscura, y tiene antenas plumosas, que en la hembra son sencillas.

3. f. coloq. Mujer taimada. U. t. c. adj.

4. f. despect. coloq. prostituta. U. t. c. adj.

Bien, sabemos que yo no soy de insultar porque principalmente me afea el gesto a mí y os aleja a vosotros. Siempre hay formas mejores de decir las cosas, así que nada más lejos de mi intención. Me estoy refiriendo a las acepciones primera y segunda. Sobre la cuarta diré que son un colectivo que me merecen el máximo respeto y todo sea dicho, practican la profesión más antigua del mundo pero a la vez la más honesta: esto es lo que hay, lo tomas o lo dejas y cuesta tanto. Yo echo mucho de menos transaccionar con mi mundo de una forma tan clara. Y digna sí, que a mí me lo parece, mucho más que otros oficios que todos conocemos.

Me quedo pues con la tercera. Volvamos a Google para entender bien el adjetivo. Taimada: Astuta, ladina y engañadora.

Ah, pues me yo me bajo aquí, señor conductor. Veamos:

Astuta: Christine lo eres un rato, pero un buen rato. Nos hablas hoy desde el FMI de lo que aún no funciona en España: contracción de la economía varios trimestres seguidos (dios mío, siete, ¿cómo ha podido ocurrir esto?), alto índice de paro, pymes sin crédito¿ “¡Algo hay que hacer, rápido!”. Tu receta: rebajar despidos, revisar la negociación colectiva, pinchar un poquito a los bancos (no mucho), acabar con la deuda de las instituciones públicas¿ Oye Christine, te has marcado una “wish list” que ni en Amazon. Y además nos lo cuentas como si nosotros estuviéramos aquí bailando un fandango y sin pensar en lo que había que solucionar. Te digo astuta porque podías habernos mapeado de otra manera, también. No sé, quizá hablando de los casi dos millones de familias con todos sus miembros en paro, de la urgencia que nos está explotando en la cara estas semanas con los altos índices de malnutrición infantil¿ Y claro a diferentes males, diferentes soluciones. Es cuestión de nombrar unos y esconder bajo la alfombra otros.

Ladina: Además de sinónimo de lo anterior y no quiero repetirme, que seas ladina significa que eres capaz de “hablar con facilidad alguna o algunas lenguas además de la propia”. Tu idioma es el del dinero, lo sabemos. Con la arrogancia de saber que lo tienes das órdenes (consejos si tuviéramos algo de soberanía aún) a diestro y siniestro. Ah siniestra, eso eres tú también: te ofrecías hace unos años a Sarkozy en una carta bastante más indigna que la de las meretrices de las que hablábamos. La leo y me parece estar asistiendo a la escena en la que José Luis López Vázquez se doblaba el espinazo. Te faltó firmarla con un “Christine Lagarde, una admiradora, una amiga, una esclava, una sierva”. Pues bien, además de este lenguaje de tragaperrras sabes poner mirada de pena y hablarnos del hambre del tercer mundo, que eso sí es pasarlo mal y no los aprovechados griegos, hombre por dios. Esa eres tú. Te llamaría descarada pero no, porque el lenguaje juega aquí en mi contra: cara tienes, mucha. Y cara eres, demasiado.

Engañadora: y abusadora como el reguetón aquél también. Nos dices hoy que para animar a la contratación bajemos las cotizaciones sociales de los empleados de baja calificación y jóvenes. Estupendo, esto es justo lo que necesitábamos, ahora que sabemos que tendremos que envejecer como los de Cocoon para sobrevivir, siendo “ancianos con energías juveniles” y compartiendo piso, comiendo macarrones con caballa y duchándonos una vez a la semana para no gastar el agua y el gas que no podremos pagar. Yo soy del babyboom de los setenta, he cotizado más de quince años ya y a pesar de eso sé perfectamente que mi pensión ahora mismo es una entelequia que difícilmente veré hacerse realidad. Así que lo que mejor me viene es saber que mi hija y su generación cotizarán una mierda para su propia seguridad social, su futuro y egoístamente el mío. Como yo voy pagando a nuestros viejitos ahora, que es lo justo. Pides que equiparemos los costes de despido a la media europea, sin citar que somos el octavo país en el ránking de salario mínimo interprofesional: Irlanda -que también pasó lo suyo- está en 1.472€. Francia €1.430, o Inglaterra €1.244¿ por ejemplo. Eh, aquí andamos por €743 y tú quieres revisarlo. ¿Y si igualamos por aquí, Christine? Entonces te acepto que cueste poco despedirme. Si mi mínimo es de €1.800 como en Luxemburgo (país con un 5% de paro), no habrá problema en que mi trabajo tenga un índice de eventualidad grande. Que te lo digo yo. ¿Hay trato, o estos datos no te gustan?.

Estás lanzando los mismos discursos que hacías sobre Grecia hace año y medio y allí, como ya no te queda otra habiendo minimizado el estado y las protecciones sociales hasta dejarlos esqueléticos, solo te queda pedir que se luche más contra el fraude fiscal. Ahora lo priorizas Christine, antes lo decías con la boca pequeña. ¿Y qué tal si lo pides/aconsejas/ordenas aquí? Lo digo por ahorrar tiempo porque vuestro Atolón de Mururoa que es Grecia ya no da más de sí, y empezamos a parecernos demasiado.

Alguien tiene que deciros a ti y a los otros dos que conformáis el trío Troiko-Calavera que ya está bien. Y cómo me gustaría que fuera aquí. De este modo las #MarcaEspaña o #MarcaCatalunya (que podría reivindicar su soberanía también así, pero ay, no lo hace) me harían sentirme más digna. Pero de momento, las prostitutas y su honestidad a tiempo real y sin verborrea son más creíbles que mi gobierno y que tu piel sibilina, rugosa y de sangre fría. Fría como el hielo y el color de tu pelo, Señora Lagarta, Señora Christine.

Y te llamo Señora te lo merezcas o no, porque yo no insulto. Tu a mí sí, con lo que dices y haces. Piénsalo un poco ahí desde donde nos hables.

Te puede interesar

Post publicado en el blog Pintiparada

@pintiparada