14 jul 2020

Ir a contenido

Gente corriente

Luki Huber: «Trabajar en equipo con los mapas elimina el ego»

Catalina Gayà

Es suizo, este año cumple 40 años y se define como «diseñador con metodología». En su currículo está El Bulli. Ahora trabaja con mapas.

-No creamos métodos, conocemos métodos. Nuestro objetivo es simplificar y visualizar. Hemos hecho algo tan simple como un mapa plegable y unas etiquetas removibles.

-Apliquemos metodología. ¿Cómo se le ocurrió la idea del mapa?

-Hasta hace cinco años, trabajábamos con papel de embalar y post-its, pero se perdía efectividad cuando el equipo se iba. Yo tenía que ordenar el trabajo, y era difícil de guardar.

-E ideó mapas plegables.

-Somos diseñadores de producto: necesitamos generar un gran número de ideas para poder escoger la mejor. Así que tenemos que trabajar de manera muy metódica.

-¿Y por qué mapas?

-[Se emociona] Facilitan el trabajo visual en equipo, ayudan a estructurar la mente y también a descartar ideas. Con la etiqueta removible, lo que pretendemos es que la gente visualice en equipo, que se ponga de acuerdo. Es un estriptís mental.

-No más reuniones-pantalla.

-¡Si ponemos a cuatro personas frente a la pantalla y cada una quiere tocar el ratón, veremos poco! Aquí podemos trabajar en grupos y, luego, poner las ideas en común. Se unifica el lenguaje y se elimina el ego.

-¿El ego?

-Tienes que escribir y eso te compromete con el grupo. Las palabras se las lleva el viento.

-¿Descartan muchas ideas?

-De 100 productos que llegan al mercado, 90 desaparecen durante el primer año. De los 10 que quedan, 9 lo harán durante el segundo año. Esos 99 productos descartados han salido muy caros. Es mejor tirar las ideas a la basura cuando son baratas.

-La estructura ¿le viene de Suiza?

-¡Nos llaman caps quadrats!

-¿Cuándo llegó a Barcelona?

-En 1994. Estudiaba en la escuela de arte de Lucerna. Ahí el primer año es común a todas las especialidades. No había sección de diseño de producto. Tenía que cambiar de ciudad y decidí irme lejos. Ya conocía Barcelona y me apetecía venir.

- Ponga a Barcelona en el mapa. ¿En el centro?

-Mi mujer y mi hija. Me enamoré de mi mujer el primer día que la vi. Éramos compañeros de clase en la Massana. Y todas mis experiencias profesionales. He compartido una larga historia de cooperación con El Bulli.

-¿Qué hacía?

-Diseño de material de menaje y aparatos para cocinar. El Bulli es el mejor cliente de mis mapas. Ferran es muy visual. Lo que han hecho en El Bulli es que han empezado a trabajar la creatividad con el mismo rigor y organización que hacen falta para gestionar un restaurante.

-¿Tiene otros métodos?

-¡Claro! Lo último es la neumopriorización. Usamos los pulmones para tomar decisiones.

-¿...?

-Decidir en equipo conlleva discusiones infinitas. En un mapa visualizamos las diferentes opciones y a cada persona le damos un globo por opción. Le muestro.

-[Sopla hasta hinchar un globo]

-En un globo caben tres soplos. Si tenemos cinco opciones, tenemos cinco globos y les decimos que solo pueden soplar siete veces.

-Póngame un ejemplo.

-Una opción, ir a Girona. Otra, a París. La tercera: reformar la cocina. Tienes siete soplos y tres globos. Girona, dos soplos. ¿París? A mi mujer le gustaría, pero, en realidad, se queda con un soplo. La cocina, tres. Ponemos los globos en bolsas transparentes. Cada bolsa es una opción.

[Me enseña una foto del experimento. Hay una bolsa más abultada]

-¿Ve? Se aprecia la opción que más ha interesado al grupo.

-Ese método sí que es suyo. ¿Ha pensado en enviar algunos de sus mapas o globos a los políticos?

-Ya me gustaría que los partidos buscasen consensos de manera metódica. Trabajamos con una empresa en Suiza, y sé que organizó un workshop con políticos de diferentes partidos para llegar a consensos. Los resultados no estaban nada mal.