Gente corriente

Ferran Morell: «En serio, la copa lleva mi nombre: la Ferran Morell Cup»

Se lee en minutos
Ferran Morell: «En serio, la copa lleva mi nombre: la Ferran Morell Cup»

JORDI COTRINA

-¿Qué? ¿Que la copa lleva su nombre?

-Exacto. La Ferran Morell Cup.

-¿En serio?

-En serio. Ja, ja, ja.

Aquí la clave es el fútbol. Aunque el doctor Morell es eso, un doctor, un médico, y es el jefe de Neumología del Hospital Vall d'Hebrón, y es catedrático, y una autoridad en la materia, y la entrevista la concede enfundado en una bata blanca y todo hace pensar en medicina y en ciencia y en hospitales, no: aquí la clave es el fútbol. Porque no es solo que el trofeo del Campeonato Mundial para Médicos lleve su nombre, y no es solo que él haya creado el campeonato, y por eso el trofeo lleve su nombre; y no es solo que el equipo catalán, con, por cierto, sus precisas asistencias desde la banda derecha, haya ganado la última edición, no: es que Ferran Morell es el corazón de todo esto. El Joseph Blatter de los médicos.

-Me está diciendo que usted creó esto. Este campeonato. El Mundial de Fútbol para Médicos.

-En efecto.

-Caramba. ¿Me cuenta?

-Claro. Esto empezó con un equipo que montamos aquí, en el Vall d'Hebron, hace 38 años. Galens, el equipo de los galenos. Entrenábamos, jugábamos campeonatos... Hasta llegamos a jugar en Tercera Regional. En el año 78 empezamos, como me gusta decir, nuestra carrera internacional. Ja, ja, ja. Fuimos a Cannes, a los Jeux Internationaux de la Medicine, pero nos llevamos una decepción porque no había ningún control, jugaba el que quería, eso era un festival, los equipos llevaban a gente que no eran médicos y que eran buenísimos. Un desastre.

-Vaya.

-Pero lo volvimos a intentar. Supimos de un torneo de médicos en Venecia y fuimos allí. Pero ¿sabe qué?

-Qué.

-Que era lo mismo. Pero no piense que era una cuestión gremialista, entiéndame, lo que es interesante de jugar con los colegas es que compartes intereses, y charlas, antes o después de los partidos charlas, pero también que, quieras o no, el nivel es más o menos el mismo, todos tenemos las horas que tenemos para entrenar, que son pocas, no sé, nos gustaba que fuera así. Dicho todo esto, en Venecia de todas maneras jugamos varios años, y dos veces quedamos campeones: en el 92 y en el 94.

-Bueno. Tiene mérito.

-Sí. Lo que pasó fue que al final me cansé y dije: «Como no lo hacéis para médicos, solo para médicos, voy a montar mi propio campeonato». Y sí. Vine y monté mi propio torneo.

-¿Aquí?

-Sí, en Barcelona. Durante 10 años lo hicimos aquí, del 94 al 2003. La final la jugábamos en el Miniestadi, y no vea, no vea la ilusión que era escuchar tu nombre por la megafonía. «Con el número tal, Ferran Morell».

-¿Y luego?

-¿Después de Barcelona? Decidimos que era justo que el torneo empezara a rodar por el mundo. Se hizo en Brasil, luego en Alemania, en Australia... Pero por el camino cambió, porque en el 2005 se decidió que fuera por naciones. Hasta entonces participábamos como Galens, pero a partir de ahí nos convertimos en el equipo de Catalunya. Por cierto, fue cuando el torneo se fue de aquí que le pusieron mi nombre a la copa.

-La Ferran Morell Cup.

-Me hace ilusión. Es lo mejor que tengo en mi currículo. Ja, ja, ja.

-Explíqueme cómo lo hizo para que jugaran solo médicos.

-Ah, sí. Es sencillo. Cada equipo lleva cinco preguntas sobre medicina, preguntas básicas, pero que uno sabe que cualquier médico controla. En el descanso, el capitán de cada equipo escoge a dos del equipo rival y les pregunta. Y ya está. Le llamamos el antidóping de los médicos.

-¿Funciona?

-Perfectamente.

-Cuénteme, ¿cuántos equipos participan?

-Por lo general son 12. Y casi siempre los mismos: Alemania, Brasil, Australia, Austria, Corea, Suecia, Inglaterra, Lituania... Pero la idea es que la próxima vez haya 16. Ya tengo medio convencidos a unos de Murcia para que jueguen como España.

Te puede interesar

-Y ahora acaban de volver de Manchester. Victoriosos.

-Y es la quinta vez. Ya ve, pentacampeones, como Brasil. Ja, ja, ja. Si hasta nos llamaron Artur Mas, y Xavier Trias; nos llamaron para felicitarnos. Ya sabe, por lo de Catalunya, por dejar en alto el nombre del país.