14 jul 2020

Ir a contenido

El turno

Tema electoral: la independencia

J.M. Terricabras

Esta campaña electoral es poco emocionante, pero aleccionadora. Hay quien piensa que, contrariamente a lo que se esperaba, no se ha desarrollado en torno a temas identitarios. Discrepo completamente: la independencia nacional -que hoy es el auténtico nombre de la identidad catalana- es el gran tema electoral. La reivindican, claro está, los tres grupos independentistas que se presentan. ICV, por su parte, se muestra siempre respetuosa con esta opción. Al fin y al cabo, tiene muchos militantes que simpatizan con ella. Lo que resulta sorprendente e interesante es que los grupos más próximos al españolismo hayan sido los más activos a la hora de hablar de la independencia de Catalunya. Parece, pues, que ya no son ellos los que marcan la agenda de los grandes temas políticos. Repasemos brevemente qué está pasando.

El PSC nos hace saber que no es independentista, cosa que ya sabía todo el mundo. ¿Por qué lo dice? ¿Por qué lo pone como gran eslogan? Pues porque el PSC adquiere perfil cuando se opone a la independencia y por eso debe hablar del asunto más que nadie.

El PP, siempre obsesionado con el tema, ahora aún lo está más. Ve independentistas incluso allí donde no los hay, y llega a decir que Montilla ha trabajado a favor. El PP se presenta, ay, como no nacionalista, pero Rajoy es capaz de decir que no pactará con quien no se haya alegrado de la victoria de la Roja. La cosa es patética, pensando sobre todo en España, porque el PP allí puede ganar. Los Ciudadanos pintan poco, pero arrinconan siempre al catalán y al Govern de Catalunya mientras hacen creer que el castellano necesita protección urgente. Ya se ve qué nacionalismo defienden ellos.

La situación me parece excelente. Sea cual sea el resultado electoral del domingo -¿con sorpresas?-,

la independencia es el tema: CiU se lo piensa; ERC, Solidaritat y Reagrupament la quieren. Los otros la temen. Vamos bien.