Ir a contenido

Yo qué sé...

Pobre Joan Maragall

Xavier Sardà

Últimamente la Oda a Espanya de Joan Maragall

sirve tanto para los publirreportajes independentistas como para arrancar aplausos enfervorizados en la Diada. Ya sabéis que la Oda acaba con el «adéu Espanya» que tanto apasiona a los soberanistas.

Maragall escribió la Oda en 1898 cuando no solo él, sino toda una generación de escritores españoles, veían hundirse una España que estaba perdiendo sus últimas colonias y su propio norte. Así pues, Maragall

escribe la Oda el 6 de julio de 1898, tres días después de la derrota de la escuadra del almirante Pascual Cervera en la batalla de Santiago de Cuba. Era un canto de dolor casi funerario. Hasta aquí, bien.

Sucede que la historia es terca. Pasaron bastantes años y Maragall

vislumbró un resurgir político en España. Creía en la descentralización y en una estructura estatal que diera mayor autonomía y fuerza a las comunidades periféricas. Estamos en 1908 y Maragall

escribe un artículo titulado «Visca Espanya» que, pese a quien pese, también forma parte de su obra. Nueve años después de la famosa Oda, Maragall escribió:

«Ara serem nosaltres els primers en cridar-ho a tot aquell que s'ens acosti: així li demanarem el sant i senya. No com abans, que molts ens ho volien fer cridar com un inri, perque Espanya volien dir ells. Ara podem ensenyar lo que cridem: perque 'visca Espanya' ja no és el crit tràgic, ja no es un ressò de la buidor, ja no és el simbol de les polítiques funestes; sino que el nostre 'visca Espanya' vol dir que l'Espanya visca -enteneu?-,

que els pobles s'alcin i es moguin, que parlin, que facin per si mateixos i es governin i governin; i Espanya ja no és un lloc comú de patrioterisme encobridor de tota mena de debilitats i concupiscències, sino que Espanya és això que es mou i s'alça i planta cara als que fins ara han viscut de la seva mort aparent.»

Maragall, contradictorio como la historia misma del catalanismo, movió ficha en el artículo de forma categórica:

«Perque en aquest 'visca Espanya' hi ha tothom que estimi a Espanya en esperit i en veritat. Els únics que no hi caben són els que no hi volen cabre, els enemics de l'Espanya veritable».

No descubro nada que no se sepa, pero detecto amnesia.

Siempre es un error patrimonializar una figura emblemática, pero es dudosamente ético hacerlo a sabiendas de que Maragall era inteligente y complejo, pero en ningún caso secesionista. La vaca era ciega, pero no era la gallineta. ¡Què hi farem!

Puestos a jugar con su obra, podríamos plantearnos si en la actual etapa de la España autonómica, a pesar de todos los pesares, Joan Maragall diría «Adéu Espanya» o «Visca Espanya». Seguro, en cualquier caso, que se emocionaría ante el trabajo político de sus nietos Pasqual y Ernest Maragall,

que, como tantos, se han movido entre la lucha apasionada por una España democrática y la pesadilla espantosa de la España autoritaria.

Yo qué sé.

0 Comentarios
cargando