Ir a contenido

Siete x siete

Barcelona, capital del documental

FRANCESC Escribano

Barcelona se ha ganado el mérito de ser considerada capital del documental. Al menos durante esta semana. La celebración de una nueva edición del DocsBarcelona pretende situar la ciudad al nivel de otras capitales de referencia, como Amsterdam o Toronto, con la presencia de algunas películas de carácter excepcional. La valía del documental como género está en la capacidad de mirar la realidad de una forma insólita y reveladora. Es el caso de los documentales Pecats del meu pare, que el miércoles inauguró el festival, en el que el hijo de Pablo Escobar confiesa y repasa la vida junto a su padre, y La Reina i jo, de la directora iraní Nahid Persson, que se presenta hoy. La vida de Nahid Persson, como la de muchos de sus compatriotas, está marcada por la violencia y la muerte. «Irán es sangre, Irán es muerte, Irán es rebelión». Este grito, terrible y real, que Ryszard Kapuscinski recogía en su libro El Sha o la desmesura del poder, era una de las consignas que repetían los manifestantes durante la revolución que hace 30 años acabó con la monarquía del sah Reza Pahlevi. Un régimen de una crueldad extrema. Dan fe de ello el testimonio de Kapuscinski y la vida de Nahid Persson. Nacer y vivir en Irán, da igual cual sea el momento histórico, significa repetir la consigna de aquellos manifestantes, significa, como también ocurre ahora, confrontación, revuelta y sangre. Nahid fue militante comunista, luchó contra el régimen del sah y vio cómo su hermano de 17 años moría ejecutado, celebró la caída de la monarquía y después el triunfo de la revolución, pero, como muchos, tuvo que exiliarse a Suecia huyendo del régimen islámico del ayatolá Jomeini.

La Reina i jo es el relato de un diálogo y de un intento de querer entender al otro, algo poco habitual en la historia reciente de Irán. Durante un año, Nahid Persson y la viuda del sah, Farah Pahlevi, la Farah Diba que durante una época salía tanto en las revistas, decidieron encontrarse para hablar. El valor del documental es ver cómo se cuentan un pasado común de violencia y enfrentamiento y cómo sueñan un futuro de libertad para un país que todavía es el suyo.

0 Comentarios
cargando