El sentido del humor de Agatha Christie

¿Qué hacer hoy, 8 de octubre, en Barcelona?

El Teatre del Raval estrena 'La teranyina', su obra más divertida

La obra contiene más momentos cómicos que otras piezas de la autora.

La obra contiene más momentos cómicos que otras piezas de la autora. / MARTÍ E. BERENGUER / TEATRE DEL RAVAL

Cada vez son más los teatros que intentan especializarse en un género concreto que atraiga regularmente a su público. Unos se decantan por el humor, otros por los musicales de gran o pequeño formato o los trabajos de jóvenes autores locales. El Teatre del Raval parece haber dado con la tecla dedicándose al misterio. Ya son muchas las obras de este tipo que llevan programando últimamente y siempre con buenos resultados y, más recientemente, han encontrado un filón con Agatha Christie de la que ya han presentado La visita inesperada y Testimoni de càrrec y ahora estrenan La teranyina, una de las pocas que escribió directamente para el teatro. No deja de ser curioso que la escritora, probablemente, más representada en Barcelona en la última década (después de Shakespeare) sea más una novelista que una dramaturga.

Quienes van a esta sala ya saben lo que hallarán: una puesta en escena clásica, nada de modernidades ni digresiones extrañas, decoración sencilla y efectiva, máximo respeto al original literario y un reparto coral muy equilibrado en el que los actores jóvenes se combinan con los veteranos. Y cerrando el telón entre un acto y otro. La teranyina sigue igualmente estos parámetros y funciona como un mecanismo de relojería orquestado con habilidad por Empar López (La dona de negre).

Agatha Christie, una escritora entre libros y premios.

/ ARCHIVO

¿Quién es el asesino?

La principal característica de esta pieza que, fiel a la tradición de Christie, consiste una vez más en descubrir quién fue el/la asesin@, radica en que tiene algo más de humor (negro, por supuesto) en su tramo final. Se trataba de un encargo de la actriz cinematográfica Margaret Lockwood (Alarma en el expreso), que quería debutar en el West End con un papel más ligero de los que interpretaba. Por lo demás, la estructura es muy similar: hay un crimen inesperado, todos pueden ser sospechosos, hay pistas falsas y todo empieza a aclararse cuando un policía con pinta de despistado pero muy sagaz (con muchas similitudes con su Hércules Poirot) empieza a interrogar a los presentes para detectar sus contradicciones.

La escenografía de esta representación.

/ MARTÍ E. BERENGUER / TEATRE DEL RAVAL

Vayamos al principio. El escenario representa el salón de una mansión aristocrática con su sofá, una mesa y sillas, un buró, una biblioteca al fondo y, a la izquierda, una puerta que da al jardín. Las paredes están decoradas con ramas de árboles. Se trata de la casa de Clarissa (Cristina Brondo), la esposa de un diplomático mayor que ella y madrastra de la adolescente Pippa (Mar Ferrer). Junto a ella viven una estrambótica jardinera, la señorita Peake (Muntsa Tur), y el mayordomo (Àngel Amazares), que arrastra una cojera. Se encuentran de visita el joven Jeremy (Sergio Alfonso), que pretende a Clarissa, y dos hombres mayores: un juez de paz muy refunfuñón (Bertón Fernández) y el principal consejero de la chica, un sir culto y distinguido (Eduard Benito).

La llegada del peligroso Oliver precipita los acontecimientos.

/ MARTÍ E. BERENGUER / TEATRE DEL RAVAL

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Un cadáver y un inspector

Clarissa vive aburrida en el caserón y sueña con experimentar situaciones insólitas, justamente como la que está a punto de suceder. La aparición por sorpresa de la nueva pareja de la exmujer de su esposo, el apuesto pero peligroso Oliver (Carlos Briones) precipitará los acontecimientos. Un pasadizo secreto y el misterio del buró por el que alguien ha ofrecido una fortuna serán dos de las claves de la trama. La aparición de un cadáver y una llamada telefónica anónima provocarán la llegada del inspector (Pep Martínez), que conversará por separado con todos los asistentes para intentar esclarecer la verdad.

El inspector interrogará uno a uno a todos los presentes.

/ MARTÍ E. BERENGUER / TEATRE DEL RAVAL

Se trata de la obra de más éxito de Christie después de La ratonera y no es de extrañar porque da lo que su público espera. Aunque no supiéramos que la firma ella, lo averiguaríamos viéndola. A todo eso añade un toque cómico que puede recordar al Hitchcock más irónico de Pero, ¿quién mató a Harry?, que versaba sobre las dificultades para deshacerse de un cadáver. Habrá que esperar al tramo final para descubrir el complejo desenlace. Una telaraña que, una vez se despliega, te atrapa y te mantiene intrigado hasta el último minuto.  

Imagen promocional con todo el reparto de 'La teranyina'.

/ MARTÍ E. BERENGUER / TEATRE DEL RAVAL

item

'La teranyina'

¿Dónde? Teatre del Raval (Sant Antoni Abat, 12).

¿Cuándo? jueves y viernes (20 h.), sábados y domingos (18 horas). Hasta el 14 de noviembre.

Precio: 24 euros.

Más información: Teatre del Raval.

Noticias relacionadas