QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

La humanidad en un campo de refugiados

El Maldà recupera la realista 'Alhayat o la suma dels dies'

Los tres protagonistas y los libros, un elemento vital en la obra.

Los tres protagonistas y los libros, un elemento vital en la obra. / COMPANYIA LA VICIOSA

Aunque los medios de comunicación ahora solo se hagan eco del volcán y la pandemia eso no quiere decir que los problemas de los emigrantes que intentan atravesar el Mediterráneo y los campos de refugiados se hayan solucionado. Ni mucho menos, sencillamente hay otras prioridades informativas. Y la situación va a peor teniendo en cuenta el tiempo que ya acumulan. Y es conveniente que la prepotente Europa no los olvide porque siguen siendo seres humanos que viven en condiciones muy adversas. Para recordárnoslo, el Maldà recupera estos días Alhayat o la suma dels dies, con la que abre una espectacular temporada en la que, para celebrar sus 20 años, ofrecerá una docena de montajes además de los que van girando por Catalunya.

El escenario está únicamente ocupado por un gran panel con varias divisiones que hará sencillamente de fondo ya que no tiene otra utilidad más. El suelo está cubierto de arena y vemos una muñeca, lápices y papeles. En la parte superior se encuentra un contador avanzando hacia delante pero los tres protagonistas corren y llevan a cabo una extraña coreografía. A continuación conoceremos a Júlia (Georgina Latre), la protagonista.

La catalana y los hermanos sirios

Es una joven arquitecta catalana algo ingenua y muy decidida que se ha desplazado, mochila al hombro, a un campo de refugiados para colaborar como voluntaria durante cuatro meses. Es recibida por Núria, quien le explica las normas generales y la distribución del recinto, así como le facilita una pizarra para que le ayude a comunicarse. Allí, Júlia dará clases de inglés a los refugiados, pero su compañera le advierte que es mejor mantener las distancias con ellos, no mantener vínculos estrechos.

La pizarra servirá a Júlia (izquierda) para comunicarse con los refugiados.

/ COMPANYIA LA VICIOSA

Sin embargo, no hará caso de la recomendación y, rápidamente, entablará amistad con un chico sirio, Hadi (Moha Amazian), simpático y abierto, y su hermana Samura (Manar Taljo, que defiende también en la obra otros personajes femeninos), muy reservada. La obra está compuesta por un batiburrillo de idiomas: el catalán es el más habitual, pero también hay mucho inglés (muy básico, no hace falta tener el first para entenderlo), el árabe (aquí sí que vamos muy perdidos) y alguna expresión en castellano. La combinación de lenguas la dota de una mayor credibilidad.

Júlia y Hadi entablarán amistad muy rápidamente.

/ COMPANYIA LA VICIOSA

Secretos del campo y recursos teatrales

Durante su estancia vamos descubriendo con ella los secretos del campo: los enfrentamientos entre refugiados provenientes de distintos países, la situación de inferioridad de las mujeres (Samura prácticamente no sale de su tienda por temor, es el único lugar donde se siente segura), las interminables dificultades burocráticas para encontrarles un asilo, las negativas de los responsables para intentar proyectos nuevos que hagan su estancia allí más agradable, las mafias que secuestran a algunos de ellos o el dulce consuelo que les aportan los libros, su única evasión.

La obra también contiene algunos momentos dramáticos.

/ COMPANYIA LA VICIOSA

Este montaje utiliza también diversos recursos como las sombras chinescas para representar la añorada Siria o ilustrar la danza de las mujeres. Pero también emplea el aparte para que los personajes se sinceren con el espectador. Especialmente conmovedora y reveladora es la confesión de Hadi, en la que lamenta que las fronteras estén cerradas y permanezcan allí aislados sin haber hecho nada malo y hartos de esperar una solución. También Samura tiene su momento especial cuando recuerda con nostalgia su casa o a su familia o con terror a los francotiradores. Ambos monólogos son interpretados en catalán por los dos actores de origen árabe.

Hadi recita su conmovedor monólogo mientras las dos mujeres repasan inglés.

/ COMPANYIA LA VICIOSA

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

De la realidad a la ficción

El texto no es totalmente una ficción, ya que parte de la experiencia real vivida por la coautora Laia Foguet (junto a su hermana Aura, dramaturga y directora) y por la actriz Georgina Latre, durante su estancia en el campo griego de Lagadikia en el 2016, donde acabaron fundando una organización de ayuda a los refugiados. De ahí que todo cuanto explican referente a las reglas que hay que cumplir o la distribución del campamento transmita tanta realidad.

El equipo de la obra posa en el escenario del Maldà.

/ FACEBOOK

La obra, profundamente humana, supone ponerse en la piel de una de esas personas sin patria que permanecen hacinadas en esos lugares aislados mientras aguardan que los políticos europeos decidan qué hacen con ellos. Sí, tienen las necesidades básicas cubiertas, pero necesitan sentir que siguen siendo seres humanos, vivir en libertad, tener alguna expectativa de futuro, un sueño al que aferrarse. Atención especial merece su contundente epílogo, donde los tres actores recrean una situación imaginaria que nos remueve y nos acerca a su conflicto. Una pieza sincera, realista, alejada del sensacionalismo, que nos lleva a un viaje interior al fondo de nuestro corazón y hace que nos quedemos deseando que los días que les faltan para que resuelvan su situación se vayan restando.

item

'Alhayat o la suma dels dies'

¿Dónde? El Maldà (Pi, 5).

¿Cuándo? de lunes a sábado, a las 20 horas. Hasta el 2 de octubre.

Precio: de 16 a 20 euros.

Más información: El Maldà.

Noticias relacionadas