QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Fotografiándose con famosos de ayer y hoy

El nuevo Museu de Cera abre ahora todos los días

Aspecto de la fachada del nuevo Museu de la Cera.

Aspecto de la fachada del nuevo Museu de la Cera. / M. ALEJO

Cuando pensamos en un museo de cera los más cinéfilos se acuerdan de aquella antigua película con Vincent Price, Los crímenes del museo de cera, que pasó a la historia por ser la primera en 3D producida por un gran estudio norteamericano y por su turbia atmósfera. Si somos sinceros reconoceremos que su equivalente barcelonés era también un poco terrorífico, estaba dejado, las figuras no se parecían demasiado y estaban ya muy pasadas de moda. Pero ahora todo ha cambiado, el local se ha renovado de arriba a abajo, muchas de las estatuas son muy similares a sus originales humanos e incorpora a personajes recientes. Y ahora que las condiciones sanitarias han mejorado ya abren cada día, de lunes a domingo. Preparemos la cámara del móvil para codearnos con el famoseo y descubramos cómo es este nuevo Museu de Cera.

La entrada pretende rendir un pequeño homenaje al personal sanitario.

/ JORDI COTRINA

Un inicio muy turístico

En la entrada hay un homenaje a los sanitarios, que tanto nos han cuidado últimamente, junto a Gaudí y Güell y una reproducción del Drac del Park Güell gaudiniano mientras proyectan un vídeo con frases de diversos personajes sobre la ciudad (de Lorca y Orwell a Messi o Shakira) mientras se proyectan diversos rincones barceloneses. A continuación viviremos una experiencia insólita ya que nos introducen en una habitación que finge ser un ascensor que nos subirá a 100 metros de altura mientras el suelo tiembla. Desde allí vale la pena mirar en todas direcciones para tener una vista privilegiada del funicular, la catedral, Montjuïc, la Anella Olímpica, el Tibidabo, la Sagrada Familia o el puerto. Un inicio pensado para turistas y curiosos.

La primera sala recrea un atraco de la serie 'La casa de papel'.

/ JORDI COTRINA

Empezamos entrando en el interior de un banco donde se han colocado los personajes de La casa de papel, con Tokio y Nairobi a la cabeza. Los rostros de Ursula Corberó y Alba Flores está tan bien reproducidos que hasta dan un poco de yuyu. De allí pasamos a la jungla donde se esconde Indiana Jones (sí, porque está en un rincón y, si pasas rápido, no lo ves), pero también tropezaremos con la cabeza gigante del rey Kong y con el entrañable Copito de Nieve mientras en un panel nos explican su historia.

En el nuevo museo las tradiciones y personajes catalanes tienen más peso.

/ ADVANCED LEISURE SERVICES

Más figuras de catalanes ilustres

Uno de los artífices de esta remodelación ha sido el antiguo miembro de la Trinca, Toni Cruz, director creativo, por lo que no es de extrañar que Catalunya ahora tenga un mayor peso específico y un espacio propio, junto a las escaleras, donde están Guifré el Pilós, Macià y Companys (resucitados gracias al Polònia) al lado de los tradicionales gegants, capgrossos y castellers. Les siguen los maestros de las palabras, como los catalanes Ramon Llull, Jacint Verdaguer o Joan Maragall; los clásicos Cervantes junto a Quijote y Sancho, Calderón de la Barca, Lope, Shakespeare o Molière o los más recientes Neruda o Lorca mientras, al fondo, podemos leer fragmentos de sus obras. Los científicos ocupan el siguiente espacio, con Severo Ochoa, Ramón y Cajal, Marie Curie, Einstein, Fleming y el físico Stephen Hawking en su silla de ruedas.

Los escritores, tanto clásicos como más modernos, tiene también su sala.

/ ADVANCED LEISURE SERVICES

Llegan ahora los músicos con un sorprendentemente fiel Elton John y los Beatles en un sillón, a la cabeza. Enfrente están Freddie Mercury en plena efervescencia, Michael Jackson con su inclinación imposible de Smooth criminal (vale la pena mirar cómo la gente posa imitándolo, se pegan cada nata…), David Bowie y divas como Rihanna, Adele, Taylor Swift con su guitarra, Billie Eilish o la catalana Rosalía, de rojo chillón. Pero también hay sitio para los más clásicos como Chopin, Wagner, Falla o los catalanes Enric Granados, Isaac Albéniz o Pau Casals.

Podemos posar junto a Elton John y su piano y con los Beatles, sentados en un sofá.

/ JORDI COTRINA

Pintores, cocineros y actores

Es el turno de los pintores, liderados por Frida Kahlo, que tiene un espacio propio entre cactus. Aquí encontraremos a los más históricos (Goya, Velázquez o el Greco) y los del siglo XX como Picasso o Dalí, que está sentado en su famoso sofá con los labios de Mae West esperando que nos hagamos una foto con él. Y también hallaremos a Ernest Hemingway que toma notas y parece algo despistado por no saber qué pinta allí.

Dalí aguarda a quien se quiera fotografiar con él en su sofá con los labios de Mae West.

/ ADVANCED LEISURE SERVICES

Los cocineros famosos se encuentran en su lugar de trabajo posando para la prensa: Carme Ruscalleda, Ferran Adrià, los hermanos Roca o el televisivo Jordi Cruz, pero lo más simpático es la presencia de Remy, el ratón chef de Ratatouille. Y, ya puestos seguimos con el cine. Las chicas encuentran su lugar ideal entre Leonardo DiCaprio y Brad Pitt mientras que ellos se decantan por Jennifer Lawrence (en Los juegos del hambre), Audrey o Marilyn. Casi nadie se atreve a ponerse al lado de Jack Nicholson (todos recordamos El resplandor), pero podemos compartir una caja de bombones en un banco con Forrest Gump.

En la sección de cocineros se encuentran los hermanos Roca, pero también el ratón de 'Ratatouille'.

/ JORDI COTRINA

Del deporte al terror

Más de uno pasa de largo por los políticos (Obama y Merkel), pero se detienen en los deportistas. Están los tenistas Rafa Nadal y Serena Williams, la gente del motor como Laia Sanz, Fernando Alonso o Marc Márquez, pero hay dos instantáneas que no fallan. Nos podemos situar entre Pau Gasol y Michael Jordan a tamaño real para comprobar lo bajitos que somos o junto a Leo Messi celebrando un gol (al lado están también leyendas como Zamora y Samitier, pero los niños ni han oído hablar de ellos).

Un niño posa entre los jugadores de baloncesto Pau Gasol y Michael Jordan.

/ M. ALEJO

Precisamente los peques es mejor que se abstengan de entrar en la siguiente sala (hay un pasillo que permite evitarla): la del terror. Allí nuestras peores pesadillas se harán realidad con monstruos cinematográficos como Hannibal Lecter, uno de los sádicos de Hostel o de los asesinos de La Purga, la Monja, Michael Myers, Jason o los protagonistas de It o Scream. No es el túnel del terror, pero más vale entrar con cuidado porque está algo oscuro y nos da miedo que alguno de ellos sea de verdad. Precaución, amigo visitante.

En el espacio dedicado al terror nos podemos llevar algún que otro susto.

/ JORDI COTRINA

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Héroes y villanos

No menos violentos eran los personajes de Juego de Tronos y conoceremos de primera mano a los Inmaculados, posaremos con Jon Snow y uno de los lobos huargos o, el premio gordo, podremos sentarnos en el mismísimo Trono de Hierro. (¡cuidado con las espadas!) En la serie había buenos y malos, como en la vida real y, en la siguiente sala, hallaremos a Teresa de Calcuta, Mandela o Gandhi, frente a Stalin, Mussolini, Hitler o Franco (hay quien se fotografía haciéndoles una peineta).

Los Inmaculados, Jon Snow y el trono de hierro en la sección de 'Juego de Tronos'.


/ ADVANCED LEISURE SERVICES

Un ascensor nos conducirá al piso superior donde penetraremos en otros mundos. En el primero nos dan la bienvenida, Narcís Monturiol y Julio Verne. Es un submarino en el que penetraremos para seguir nuestra ruta fijándonos en todos sus detalles. A la salida nos espera Greta Thunberg, la niña ecologista, y nos trasladamos a un barco pirata donde veremos al John Silver de La isla del tesoro y otros bucaneros, pero el más buscado es Jack Sparrow (muy fiel al real), que está en su camarote.

Jack Sparrow es el pirata más solicitado del Museu.

/ ADVANCED LEISURE SERVICES

De Harry Potter a Chewbacca

La magia se apoderará de nosotros al encontrarnos con Harry Potter (este sí que no se parece demasiado) y la serpiente de Lord Voldemort, para pasar a ser parte del Universo en una imaginativa habitación repleta de luces y espejos. Se nos queda la boca abierta ante su belleza. Desde allí nos trasladaremos a una estación espacial en la que haremos frente a meteoritos y huracanes interactuando por medio de unas pantallas.

¿Quién no querría estar con Chewbacca en la cabina del Halcón Milenario?

/ M. ALEJO

Y, para acabar, los fans de Star Wars podrán fotografiarse con los soldados imperiales, con Rey, la protagonista de la última trilogía, o la más solicitada, en la cabina del Halcón Milenario junto a Chewbacca. Recomendamos finalizar el trayecto en el maravilloso Bosc de les Fades, un original bar repleto de fantasía. El Museu de Cera, a diferencia de sus figuras, ahora ya no parará quieto.

item

Museu de Cera de Barcelona

¿Dónde? pasaje de la Banca, 7.

¿Cuándo? de 10.30 a 19 horas.

Precio: de 20 a 22 euros.

Más información: Museu de Cera de Barcelona

Noticias relacionadas