QUÉ HACER HOY EN BARCELONA

Últimos días para descubrir a la Marilyn más espontánea

El día 24 finaliza en la Filmoteca la exposición sobre sus fotos de los años 50

Entrada a esta exposición dedicada a las fotos de Marilyn en los años 50.

Entrada a esta exposición dedicada a las fotos de Marilyn en los años 50. / EPC

Hace casi 60 años que falleció pero la popularidad de Marilyn Monroe no se ha apagado y las nuevas generaciones van descubriendo también su carisma. Es lo que tiene el haber pasado por encima de su aureola de actriz para convertirse en un mito, un icono inolvidable del siglo XX. Para recordarla, una vez más, la Filmoteca de Catalunya ofrece la exposición Marilyn Monroe by Milton Greene, the 50 sessions, que consta de unas 80 fotografías de esta década en las que la estrella brilla con más fulgor que nunca, posando con naturalidad y con su imagen más fotogénica. Esta muestra estará abierta hasta el próximo 24 de febrero por lo que son los últimos días para disfrutarla. Es ahora o nunca.

Las primeras imágenes nos la muestran durante una fiesta en actitud distendida junto a los periodistas en una pausa del rodaje de Bus Stop, en la cama con un vaso de cobre, junto a un retrato de Lincoln (al que admiraba), en la piscina (sin maquillaje parece otra persona) o acomodada en una grieta de una roca de Laurel Canyon. Los espacios y vestuarios de la Fox sirvieron de fondo a imágenes insólitas como verla vestida de campesina en el decorado de El precio de la gloria (1926), con la ropa que utilizaba Jennifer Jones en La canción de Bernadette (1943) con aspecto de recatada hasta que encuentra una botella y demuestra que eso no era lo suyo, pero también de juguetona gitana adivina o de prostituta callejera.

La actriz posó en los decorados de la Fox con un vestuario de prostituta callejera.

/ EPC

De Marlon Brando a Arthur Miller

Mucho más elegantes son las instantáneas de la serie Mandolina, la primera colección en la que trabajó junto a Greene durante un descanso obligatorio del rodaje de Río sin retorno tras haberse torcido un tobillo o las de Bailarina, donde la esposa del fotógrafo se equivocó de talla y Marilyn tuvo que sujetarse el corpiño provocando un efecto inesperado. También la veremos con un abrigo de piel blanca o una de las más atractivas, junto al otro sex-symbol de la época, Marlon Brando promocionando una gala benéfica de la película que él protagonizaba, La rosa tatuada, basada en la obra teatral de Tennessee Williams.

Junto a otro 'sex-symbol' de la época, Marlon Brando, promocionando una gala benéfica.

/ MILTON H. GREENE

El príncipe y la corista, la comedia que rodó junto a Laurence Olivier ocupa buena parte de la muestra y presenta muchos de sus preparativos: probando maquillaje, vestuario o peinados o durante el rodaje. En una pequeña salita nos colamos en su boda con Arthur Miller, celebrada al aire libre en la casa de un amigo del dramaturgo. Están cortando el pastel nupcial o en actitud cariñosa durante el banquete. Cierra este espacio un anuncio de la actriz de American Airlines que pretendía demostrar que los famosos utilizaban esta línea aérea para sus desplazamientos.

Una imagen de su boda con el dramaturgo Arthur Miller.

/ MILTON H. GREENE

La newsletter de On Barcelona

Dicen que si activas esta newsletter delante de un espejo a medianoche, se te aparece Pocholo y te lleva de fiesta. Ana Sánchez te descubre cada semana los planes más originales de Barcelona.

Suscríbete

Entre amigos y la Marilyn más sensual

Marilyn se sentía cómoda con Greene y eso se notaba en la espontaneidad de sus fotografías tanto si posaba con un abrigo de cachemira leyendo un libro como maquillándose, en la mansión de un socio de Zanuck (el mandamás de la Fox), en la habitación de un hotel o en el estudio del fotógrafo. Entre las más curiosas figura la que se hizo junto al hijo de Milton, Joshua, y el Discóbolo con el vestuario de El príncipe y la corista. En 1955 celebró un cóctel para presentar su nuevo proyecto, la Marilyn Monroe Productions y allí se retrató junto a Olivier, claro, pero también con Marlene Dietrich y el propio Greene con el que, igualmente, compartió una sesión en un rancho de caballos.

Marilyn, junto a su fotógrafo y amigo, en el rancho de Laurel Canyon.

/ MILTON H. GREENE

Explotó su sensualidad en una serie de fotos provocadoras entre medias de rejilla, sombreros y terciopelo negro y estaba más atractiva que nunca en otra sobre un sillón de mimbre. No le hacía falta mostrar sus encantos como hizo Emmanuelle en una imagen similar para resultar sexy. Destacan sus exóticas imágenes orientales en bata con un mobiliario asiático y unos perros pequineses o las más informales con una mandolina sin olvidar sus sesiones junto a un caballete, con una camiseta de tenis o la roja, el último trabajo que realizaron juntos. Una selección de imágenes, algunas muy populares y otras no tanto, que pueden servir para mostrar los diferentes aspectos de esta mujer incomprendida que tuvo una vida rebelde y nos dejó demasiado pronto. Al fin y al cabo, nadie es perfecto.

Marilyn sentada en un sillón de mimbre resultaba más sensual que Emmanuelle desnuda.

/ FILMOTECA DE LA GENERALITAT

Noticias relacionadas

'Marilyn Monroe by Milton Greene, the 50 sessions'

¿Dónde? Filmoteca de Catalunya (plaza de Salvador Seguí, 1-9).

¿Cuándo? de 10 a 14 h. (martes a viernes) y de 16 a 21 h. (martes a domingo). Hasta el 24 de febrero.

Precio: entrada libre.

Más información: Filmoteca de Catalunya.